1 / 6 Next Page
Information
Show Menu
1 / 6 Next Page
Page Background

249

___________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

POLÍTICAS OPERACIONALES PARA DETERMINAR MECANISMOS DE EVALUACIÓN Y FOMENTO DE LAS

ÁREAS DE INVESTIGACIÓN

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1

NOMBRE, OBJETO Y MARCO AXIOLÓGICO

Este documento contiene las guías de acción que se estimaron adecuadas para orientar las competencias de los órganos colegiados

académicos, órganos personales e instancias de apoyo que participan en la emisión de Lineamientos Particulares, ejercen

competencias relativas a la creación, fomento, modificación y supresión de Áreas de Investigación e instrumentan acciones y medidas

operativas relacionadas con las tareas de investigación, con el propósito de fomentar la formación de investigadores y la consolidación

de grupos de investigadores permanentes integrados a las áreas.

El mandato original de la Comisión de Investigación encargada de dictaminar sobre los puntos 2.1, 2.2 y 2.3 del Plan de Trabajo del

Colegio Académico fue la formulación de Políticas Generales sobre Áreas de Investigación; la formulación de Políticas Operacionales

para determinar mecanismos de evaluación respecto de las Áreas de Investigación y determinar los mecanismos que permitan

fomentar la formación de investigadores y grupos de investigación y su permanencia, con objeto de fortalecer la integración de la Áreas

de Investigación; y la formulación de Políticas Operacionales para determinar mecanismos de evaluación y fomento respecto a

investigación, conforme a las Políticas Generales 1.2, 1.4, 1.5, 1.7, 1.8, 1.10, 1.11, 1.12 y 5.1.5.

Al abordar los temas que integraban el mandato se decidió que la denominación más acorde era la de “Adición a las Políticas

Generales sobre Áreas de Investigación” y “Políticas Operacionales para Determinar Mecanismos de Evaluación y Fomento de las

Áreas de Investigación”, cuyo propósito sería establecer orientaciones generales para homogeneizar y procurar la coordinación de las

tareas de investigación; y establecer indicadores y criterios para la evaluación de las áreas y las correspondientes decisiones que

conducen a la creación, fomento, modificación o supresión de las mismas. Tanto en la discusión de los temas como en la elaboración

de las Políticas, estuvieron presentes los fines de las actividades de investigación, en el sentido de proponer soluciones a los

problemas de carácter científico, tecnológico, humanístico o artístico con alto grado de complejidad y definir los problemas o temas de

interés social acordes con la realidad del país, así como dar mayor peso al interés institucional sobre los intereses individuales e

imprimir una direccionalidad hacia el trabajo colectivo de la áreas.

2

METODOLOGÍA UTILIZADA PARA FORMULAR POLÍTICAS OPERACIONALES

Las presentes Políticas Operacionales se desagregan de las Políticas Generales existentes y de otras propuestas por la propia

Comisión y precisan en lo posible las ideas-acción que permiten guiar el ejercicio de las competencias de los órganos e instancias, en

materia de investigación y evaluación de sus resultados.

Se pretendió a través de las Políticas Operacionales precisar los indicadores que caracterizan la actividad de las Áreas de

Investigación en la Universidad y establecer los criterios que califican dichos indicadores en forma cualitativa y los mecanismos para

fomentar la permanencia y consolidación de las áreas.

Para los criterios se utilizaron en este documento términos como “suficiente”, “adecuado”, “oportuna”, “idónea” y los conceptos relativos

a “relevancia científica”, “convergencia temática”, “claridad”, “factibilidad”, “experiencia”, “trayectoria”, “resultados demostrados”,

“disposición”, “participación”, etc.

Si bien en el modelo de Políticas Operacionales que ha emitido el Colegio Académico, se utilizan criterios cualitativos y cuantitativos,

este documento adopta características generales y deja a salvo la competencia de los consejos académicos para fijar, entre otros, los

criterios cuantitativos como el número de profesores integrantes de un Área y la determinación de la categoría de los mismos, así como

el número de líneas y grupos de investigación y, en general, otros aspectos relacionados con la competencia que se atribuye en el

Reglamento Orgánico, a los consejos académicos respecto de las Áreas de Investigación.

Se consideraron como marco de referencia para la elaboración de las presentes Políticas Operacionales, los reglamentos de

Planeación y del Presupuesto, así como los Lineamientos Particulares, Políticas Operativas y otros documentos que sobre proyectos

de investigación, creación, modificación o supresión de áreas han emitido los consejos divisionales y los consejos académicos de las

distintas unidades académicas, en la medida que éstos otorgan un papel fundamental a las áreas como espacios académicos en donde

se planean las actividades y recursos necesarios para desarrollar los programas y proyectos y cuya viabilidad está en función de las

trayectorias académicas de sus integrantes, del liderazgo que pueden ejercer miembros del personal académico que han acumulado

una mayor experiencia en la formación de recursos humanos y en la coordinación y dirección de proyectos.

En la necesidad de determinar estos criterios y formular un documento consistente y comprensible, se manifestó la de homogeneizar

diversas ideas para arribar a una definición amplia y concreta de Área que serviría de base para orientar los trabajos y permitir el

avance de los mismos.

Un aspecto relevante que señaló debía incluirse a nivel de Exposición de Motivos fue el que las áreas constituyen dentro de la

organización académica de la Institución un ámbito académico susceptible de modificación, ante las transformaciones del avance del

conocimiento científico, por tanto, son espacios colectivos y dinámicos en constante evolución.

La diversidad de concepciones sobre términos referidos a la investigación en las divisiones académicas impulsó la decisión de

homologar los distintos conceptos de Área y precisar el que aparece en la legislación universitaria. De acuerdo con el Reglamento

Orgánico, el Área es “una organización dentro de los departamentos que se ocupa fundamentalmente, o cuyo propósito es ocuparse

del desarrollo de proyectos de investigación en una especialidad o en especialidades afines”, en la que convergen investigadores o

grupos de investigación cuya motivación principal es ampliar el conocimiento en una temática determinada.

El Área cuenta con una planta académica calificada que sustenta las líneas de investigación y con estrategias de reproducción e

interlocución con pares académicos a nivel institucional e interinstitucional, y con una organización que le permite planear su desarrollo

para priorizar, presupuestar y evaluar con base en necesidades académicas.