Previous Page  2 / 6 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 2 / 6 Next Page
Page Background

244

___________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

En relación con la productividad en investigación de la planta académica, se consideran expresamente los artículos especializados de

investigación y los libros publicados en revistas o editoriales de prestigio nacional o internacional, respectivamente, y sujetos a comités

editoriales o a arbitraje y se estimó conveniente indicar que también son admisibles otros productos del trabajo relevantes de acuerdo

con la naturaleza de las áreas de investigación, como son patentes, prototipos, paquetes computacionales o creaciones artísticas. Con

la orientación de publicar al menos tres artículos especializados de investigación en los tres últimos años se busca reconocer los ritmos

de productividad y garantizar que los profesores se encuentren en activo en las tareas de investigación.

También se establecen orientaciones sobre la calidad académica que deben tener los productos de investigación de quienes impartan

el posgrado; así, se consideró pertinente en la evaluación de los antecedentes académicos de los profesores de la Universidad que sus

productos del trabajo tengan una calificación igual o superior a la media establecida en el Tabulador para Ingreso y Promoción del

Personal Académico. Como el criterio mencionado no se aplica a profesores provenientes de otras instituciones se decidió explicar

que, al menos, deben tener experiencia previa en la dirección de tesis de posgrado.

Respecto a los alumnos se establece la directiva de que se dedicarán de tiempo completo a los estudios de doctorado, lo cual significa

la posibilidad de dedicación de medio tiempo o de tiempo parcial en las maestrías o especializaciones, sin excluir la idea de dedicación

de tiempo completo en estos posgrados cuando la orientación de los planes y programas sea la formación de investigadores. De

acuerdo con esta orientación fundamental, la Universidad apoyará, en su caso, a los alumnos que dediquen tiempo completo,

otorgándoles becas y la posibilidad de su incorporación como ayudantes de posgrado.

En la administración del posgrado se intenta orientar la participación de los órganos e instancias de la Universidad -en ejercicio de sus

competencias- para impulsar y apoyar los planes y programas de estudio, bajo la idea central de lograr eficacia y eficiencia en su

operación. Independientemente de todas las virtudes de las Políticas Operacionales sobre administración de los posgrados, es

conveniente aclarar que la política relacionada con la formación de profesores implica la aprobación e implantación de programas

diversos, tales como el de becas otorgadas a los miembros del personal académico por la propia Institución para realizar estudios de

posgrado en el país o en el extranjero; de convenios interinstitucionales con el mismo propósito; de contratación de profesores

visitantes para incorporarlos en programas de formación de profesores y de impulso a los miembros del personal académico de la

Institución para que visiten instituciones similares. Todo este esfuerzo sería con el propósito de optimar la planta académica.

Asimismo, todas las orientaciones sobre la infraestructura de apoyo buscan garantizar la adecuada operación de los programas de

posgrado.

Las Políticas Operacionales sobre planes y programas de estudio contienen diversas indicaciones tendientes a mejorarlos y adecuarlos

a la realidad social. A este respecto la Política General 2.10 establece la orientación de mantener actualizados los planes y programas

de estudio con el objeto de incorporar los avances del conocimiento y las transformaciones del medio social y cultural.

En esta dirección, la actualización de planes y programas se orienta al desarrollo tutorial, porque es fundamental en la formación de

recursos humanos a nivel de posgrado, fomentar la capacidad de investigar en alguno de los diversos niveles de investigación

reconocidos en la Exposición de Motivos de las Políticas Generales relacionados con "obtener conocimientos científicos, humanísticos

y artísticos; establecer sus fundamentos teóricos; aplicar los resultados de las investigaciones; analizar los impactos de esas

aplicaciones y proponer recomendaciones para la acción."

A este respecto es posible plantear posgrados con alguna articulación entre los estudios de especialización y maestría y entre éstos y

los de doctorado, según los requerimientos de atención a problemas sociales. Lo anterior significa reconocer los distintos propósitos

académicos de formación de recursos humanos de las comunidades científicas, humanísticas y artísticas de la Universidad. También

se asume la posibilidad de partes escolarizadas en las maestrías siempre y cuando sean imprescindibles para la formación de

investigadores. Con estas ideas se patentiza la orientación de buscar, en la comunicación de resultados, una actitud hacia la

investigación o desarrollo y en ambos casos hacia la generación del conocimiento y, en las tesis, la realización de trabajos de

investigación originales.

Se destaca en la Política Operacional 6.3 la importancia de procurar la concurrencia disciplinaria, a que alude la Política General 2.3,

en los planes y programas de posgrado.

Las Políticas Generales 2.9, 5.1.4 y 5.1.5, se refieren, respectivamente, a la evaluación en forma continua del proceso de enseñanza-

aprendizaje, a establecer las medidas operativas más adecuadas para cumplir los planes, programas y proyectos y a la evaluación

periódica del desarrollo y resultados de los planes, programas y proyectos de las diferentes actividades institucionales, así como a

proponer medidas para fomentarlos, modificarlos o cancelarlos. En particular con la consecuencia de fomentar los posgrados es

necesario enfatizar la urgencia de mantener una actitud de superación constante de la planta académica, de la infraestructura de apoyo

y de la producción científica y humanística y, en general, procurar el otorgamiento de facilidades para todas aquellas actividades

tendientes a la obtención de los resultados de excelencia en los posgrados respectivos.

Por otra parte, el artículo 18 del Reglamento de Planeación previene que los órganos colegiados académicos y los órganos personales

emitirán, periódicamente, dictámenes de evaluación sobre acciones de sus competencias. Así, se estimó pertinente indicar que la

evaluación de la planta académica, por constituir uno de los factores fundamentales de sustentación de los posgrados, se practicará

anualmente para estar en condiciones de emitir medidas con el fin de mantenerla o mejorarla. Por otra parte, la evaluación integral de

los posgrados se decidió practicarla cada tres años por estimarse que es un tiempo suficiente para advertir el desarrollo de los estudios

de referencia en base a los indicadores expresados en las Políticas Operacionales. Se estima conveniente que en la primera

evaluación de los estudios de posgrado se considere el desarrollo histórico de cada uno de ellos, con el fin de advertir las tendencias y

los elementos favorables o adversos que hayan influido en su trayectoria.

Una consecuencia importante de la aplicación de las Políticas Operacionales contenidas en el presente documento es medir la

competitividad de los planes y programas frente a otros similares de diversas instituciones. Por otra parte se consideró conveniente

sugerir que el contenido de las Políticas Operacionales para evaluación de los posgrados se utilicen en la medida de lo posible en el

cumplimiento de la competencia de formular, armonizar, dictaminar y, en su caso, aprobar los nuevos planes y programas de estudio

de los posgrados.