1 / 68 Next Page
Information
Show Menu
1 / 68 Next Page
Page Background

79

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

REGLAMENTO DE INGRESO, PROMOCIÓN Y PERMANENCIA DEL PERSONAL ACADÉMICO

EXPOSICIONES DE MOTIVOS

1 NOMBRE DEL REGLAMENTO Y CRITERIOS UTILIZADOS EN SU APROBACIÓN

El nombre de “Reglamento de Ingreso, Promoción y Permanencia del Personal Académico de la Universidad Autónoma Metropolitana”,

proviene del artículo 3o., fracción VIII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el cual se otorga, entre otras,

competencia a las universidades e instituciones de educación superior autónomas por Ley, para fijar los términos de ingreso, promoción y

permanencia de su personal académico.

El Colegio Académico utilizó ciertos criterios para la aprobación de las normas que integran el Reglamento, cuya aplicación condujo a

admitir o a eliminar las propuestas presentadas. Los criterios fueron los siguientes:

1.1 Ámbitos de validez material y personal

Este criterio permitió determinar el universo de discurso que se reglamentaría al precisar el contenido posible y los sujetos cuya

conducta sería regulada.

El ámbito material se determinó en relación con el conjunto de conductas que procedía reglamentar y permitió señalar acciones

específicas que eran necesarias para el ingreso, promoción y permanencia del personal académico de la Universidad. El Acuerdo

Núm. 36.5 del Colegio, del 11 de diciembre de 1981, constituyó una orientación para precisar el ámbito material de validez; así, se

admitió que la palabra “término” usada en el artículo 3o. Constitucional tenía el significado de aspectos académicos, y que era

necesario el establecimiento de procedimientos sobre lo académico y administrativos para hacer operativos dichos aspectos.

De esta manera se decidió que se reglamentarían la definición de personal académico, su clasificación, los requisitos académicos

necesarios y suficientes en las evaluaciones vinculadas con los procedimientos de ingreso y promoción, y las funciones y

reconocimientos relacionados con la permanencia. Asimismo se precisaron las actividades que integrarían los procedimientos sobre

lo académico y administrativos en materia de ingreso, promoción y permanencia. Entre los primeros procedimientos se destacaron

las siguientes actividades: la determinación de necesidades de personal académico, la redacción de la convocatoria, el señalamiento

de las evaluaciones académicas que se harían a los concursantes, la práctica de los concursos, las reglas de dictaminación y la

emisión de los dictámenes correspondientes. Entre los segundos, la determinación de la disponibilidad presupuestaria, la

autorización de la publicación de la convocatoria, el registro de aspirantes, la información a éstos, en relación con el procedimiento

de ingreso, la recepción de los documentos respectivos y las notificaciones internas entre órganos, instancias de apoyo y comisiones

dictaminadoras, así como a los concursantes. También se estimó conveniente el establecimiento de recursos en los procedimientos

de ingreso y promoción del personal académico por tiempo indeterminado y la creación de la Comisión Dictaminadora de Recursos.

En relación con el procedimiento de ingreso se distinguieron dos momentos de inicio: uno cuando los consejos divisionales, de

acuerdo con su programación académica hacen la determinación anual de las necesidades del personal académico, y el otro,

cuando los jefes de departamento redactan las convocatorias. El primer momento se considera fundamentalmente para propósitos

de planeación académica institucional, y el segundo, para efecto del cómputo de los plazos establecidos en el procedimiento de

ingreso.

El ámbito personal de validez se consideró que estaba integrado por los diferentes sujetos cuya conducta se reglamentaría; así, se

determinó que el conjunto comprendería a los aspirantes a formar parte del personal académico, a los concursantes, a los miembros

de aquél, a los órganos, instancias de apoyo, comisiones dictaminadoras y asesores.

1.2 Jerárquico normativo

Mediante la instrumentación de este criterio se ubicó el presente Reglamento dentro del sistema jurídico nacional en general y del

orden legislativo de la Universidad en lo particular. Lo anterior condujo a la observancia de los artículos 3o., fracción VIII y 123 de la

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de la Ley Federal del Trabajo, de la Ley Orgánica de la Universidad

Autónoma Metropolitana y de otras leyes federales sobre la materia, jerárquicamente superiores al presente Reglamento.

1.3 Deslinde entre la materia competencial del Colegio Académico y la correspondiente al pacto laboral

En la aprobación de este Reglamento siempre se tuvo presente no contravenir lo que la Universidad ha pactado o pactase con la

organización sindical. De acuerdo con este criterio, se buscó la compatibilidad entre los propósitos fundamentales de la Institución y

los derechos laborales de los trabajadores.

1.4 Reconocimiento de las prácticas en la Universidad

La aplicación de este criterio autorizó a considerar los usos existentes en la Institución relacionados tanto con los órganos personales

y colegiados como con las diferentes instancias de apoyo. Tales prácticas, en la medida que se estimaron generalizadas y acordes

con los criterios jerárquico-normativo y de sistematización interna, se convirtieron en importantes puntos de referencia.

1.5 Desconcentración funcional y administrativa

Este criterio hizo posible lograr una distribución operativa de las diferentes etapas y momentos de los procedimientos sobre lo

académico y sobre lo administrativo en materia de ingreso, promoción y permanencia del personal académico. De esta forma los

procedimientos pudieron establecerse como un conjunto sistemático para armonizar los actos de las unidades con los de la rectoría

general.

1.6 Sistematización interna

Con la instrumentación de este criterio fue posible integrar en este Reglamento los diferentes ordenamientos expedidos por el

Colegio Académico relacionados con la materia de ingreso, promoción y permanencia del personal académico, se evitó la dispersión

legislativa y se logró, en consecuencia, un cuerpo normativo coherente y completo que facilita su consulta, interpretación y

aplicación.