Previous Page  10 / 68 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 10 / 68 Next Page
Page Background

88

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

3

CARACTERÍSTICAS DE LAS REFORMAS

Entre las características de la Beca al Reconocimiento de la Carrera Docente destaca la sencillez del procedimiento para solicitar y

tramitar la Beca, siempre que el miembro del personal académico considere que cumple con los requisitos para el otorgamiento de la

misma. Pero, también, existe la posibilidad de que la Universidad suspenda expeditamente la Beca en los casos en que algún profesor

deje de cumplir los requisitos, particularmente, el compromiso de no dedicar a otras actividades de trabajo más de nueve horas a la

semana.

Otro de los rasgos distintivos de las reformas es que la Universidad realizará una evaluación periódica del desempeño docente de

profesor o técnico académico, de cuyo resultado dependerá que el mismo disfrute o no de la Beca; en efecto, la evaluación se practicará

en relación a la impartición de cursos del miembro del personal académico efectuada en los últimos tres trimestres anteriores al año de

vigencia de la Beca.

Se persigue, asimismo, reforzar la disposición de los profesores y técnicos académicos a colaborar con la organización de las tareas

docentes de la Universidad, en materia de cursos que pueden impartir y el horario de los mismos.

Dentro de los cursos se consideran las actividades desarrolladas en los talleres de apoyo, mismas que se valoran de acuerdo con lo

señalado en el punto 3.1 de la Exposición de Motivos del Tabulador para Ingreso y Promoción del Personal Académico.

A través de los requisitos solicitados en las fracciones IV y V del artículo 274-10 y de las opiniones emitidas por los alumnos, jefes de

departamento y coordinadores de estudios se pretende obtener una mayor retroalimentación en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Se estimó que el contenido del dictamen emitido por el director de división deberá expresar el resultado del análisis efectuado a la

documentación que le haya sido enviada, turnándolo al consejo divisional para su aprobación definitiva. Se estimó pertinente explicar

que las comisiones académicas asesoras de los directores de división, son las previstas en el artículo 52 fracción XVI del Reglamento

Orgánico de esta Institución.

Al pretenderse una mejor formación de los alumnos de parte del personal académico, se promueve la presencia de los profesores de

más alto nivel en los cursos iniciales de las licenciaturas, en virtud de que éstos inciden en forma decisiva en la preparación de los

alumnos.

DE LAS REFORMAS RELACIONADAS CON LA REINCORPORACIÓN DE LOS JEFES DE ÁREA EN LA INTEGRACIÓN DE LAS

COMISIONES DICTAMINADORAS, COMISIONES DICTAMINADORAS DIVISIONALES Y COMISIÓN DICTAMINADORA DE RECURSOS

(Aprobadas por el Colegio Académico en la Sesión No. 153, celebrada el 20 de octubre de 1994)

OBJETIVOS DE LAS REFORMAS

En la modificación del Reglamento de Ingreso, Promoción y Permanencia del Personal Académico para reincorporar a los jefes de área como

integrantes de las comisiones dictaminadoras, se pretendió garantizar que miembros del personal académico con amplia experiencia en

docencia e investigación enriquecieran el trabajo de las comisiones con el conocimiento derivado de la práctica y de las necesidades

académicas de las divisiones. Asimismo, se persiguió una mayor participación en la integración total y expedita de las comisiones

dictaminadoras y evitar la proliferación de procesos intermedios de elección y designación originados por la integración parcial de las mismas

y, la uniformidad en lo posible, de los tiempos de permanencia de los integrantes.

Por otra parte, se consideró pertinente acotar la participación de los jefes de área en los procedimientos de ingreso y en los de dictaminación

relativos a promoción y otorgamiento del Estímulo a la Docencia e Investigación y la Beca de Apoyo a la Permanencia del Personal Académico

de su misma área, con la pretensión de asegurar juicios académicos imparciales y sin que el quórum se vea afectado para lograr la resolución

expedita de las solicitudes.

Con la decisión de reincorporar a los jefes de área, el Colegio Académico ratificó mantener a nivel reglamentario la prohibición de que los

coordinadores de estudios de licenciatura y de posgrado formen parte de las comisiones dictaminadoras por la dedicación de tiempo completo

requerida en la coordinación de las actividades relacionadas con la docencia y la atención directa a las licenciaturas y a los posgrados.

Consideró además, la modificación al Reglamento como una medida urgente que incide en los procesos de conformación de las comisiones

dictaminadoras y que se estima previa al análisis y diagnóstico de la problemática existente que abordará el mismo órgano colegiado, en

relación con los procedimientos de evaluación y dictaminación que llevan a cabo las comisiones dictaminadoras.

DE LAS REFORMAS RELACIONADAS CON EL TÍTULO OCTAVO “DE LA PERMANENCIA DEL PERSONAL ACADÉMICO, CAPÍTULO V

DE LAS DISTINCIONES Y ESTÍMULOS AL PERSONAL ACADÉMICO”, EN LO RELATIVO A LA BECA DE APOYO A LA PERMANENCIA

DEL PERSONAL ACADÉMICO CON BASE EN EL DESEMPEÑO DE LAS FUNCIONES UNIVERSITARIAS; LA BECA AL

RECONOCIMIENTO DE LA CARRERA DOCENTE Y LOS MONTOS ADICIONALES Y LA ADICIÓN DE LOS ESTÍMULOS A LOS GRADOS

ACADÉMICOS Y A LA TRAYECTORIA ACADÉMICA SOBRESALIENTE

(Aprobadas por el Colegio Académico en la Sesión No. 155, celebrada el 14 y 15 de diciembre de 1994)

ANTECEDENTES

En los últimos años la Universidad Autónoma Metropolitana ha puesto en práctica un conjunto de medidas para apoyar y promover la

permanencia de los miembros del personal académico, tales como las cátedras universitarias, el Premio a la Docencia, el Premio a las Áreas

de Investigación, la elaboración de textos y materiales de apoyo a la impartición de la docencia y otras. Entre estas medidas sobresale el

programa de becas y estímulos que ha establecido el Colegio Académico con base en las facultades concedidas a la Universidad en el artículo

3o. Constitucional, relacionadas con su autonomía para fijar términos de permanencia y definir estrategias para generar mejores condiciones

para la permanencia de los profesores y fomentar su mayor compromiso con las tareas de la Universidad.

La primera de estas medidas fue el Estímulo a la Docencia e Investigación que se estableció en 1989. Más tarde, el Colegio Académico en su

Sesión 107 de 1990 incorporó en el Reglamento de Ingreso, Promoción y Permanencia del Personal Académico, la Beca de Apoyo a la

Permanencia con Base en el Desempeño de las Funciones Universitarias. Con estos instrumentos, el Colegio Académico decidió dotar a la

Universidad con mecanismos de reconocimiento y fomento a la producción académica sobresaliente que desarrollan los miembros del

personal académico. Estas medidas también han tenido como objetivo promover la dedicación exclusiva a la Institución y el arraigo de los

profesores en la Universidad.