Previous Page  11 / 68 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 11 / 68 Next Page
Page Background

89

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

Muy pronto se observó que la Beca de Apoyo a la Permanencia representaba un estímulo a las actividades universitarias, pero que su

duración de un año no correspondía a los ritmos y tiempos del desarrollo del trabajo académico en los diferentes campos disciplinarios. Para

atender esta problemática el Colegio Académico resolvió en 1991 ampliar la duración de la Beca a dos años.

El Colegio Académico decidió también asociar un monto adicional a la Beca de Apoyo a la Permanencia con Base en el Desempeño de las

Funciones Universitarias relacionado con la producción académica total acumulada por los miembros del personal académico con categoría de

titular y nivel “C” y para los técnicos académicos con categoría de titular y nivel “E” durante su estancia en la Universidad, de modo que se

reconocieran y premiaran las trayectorias académicas sobresalientes y se estimulara la continuidad del trabajo académico dentro de la

Institución. Así, el reconocimiento de las trayectorias académicas sobresalientes quedó ligado a la Beca de Apoyo a la Permanencia con Base

en el Desempeño de las Funciones Universitarias.

Más tarde y con el propósito de estimular la permanencia y reconocer el empeño de los profesores que mantienen una mayor vinculación con

las actividades docentes, el Colegio Académico estableció la Beca al Reconocimiento de la Carrera Docente. Con ella se ha buscado

promover la dedicación exclusiva, el mayor compromiso de los profesores con las actividades de enseñanza-aprendizaje desarrolladas en las

aulas, así como el establecimiento de los primeros mecanismos institucionales de evaluación de la docencia. De este modo el Colegio

Académico creó un instrumento que entre otros de sus objetivos busca impulsar y mejorar la calidad de las actividades de docencia, las cuales

son fundamentales para el buen cumplimiento de los objetivos institucionales.

En 1993, el Colegio Académico asoció a la Beca al Reconocimiento de la Carrera Docente un monto adicional en función del factor

escolaridad. Esto, con el doble propósito de fomentar la permanencia de los profesores con grados académicos superiores a la licenciatura y

promover la profesionalización del personal académico mediante la realización de estudios de maestría y doctorado. Al ligar el Estímulo a los

Grados Académicos con la Beca al Reconocimiento de la Carrera Docente se buscó promover que los miembros del personal académico con

grados académicos superiores adquirieran un mayor compromiso con las actividades docentes, bajo el supuesto de que la realización de

estudios de posgrado incide en el mejoramiento de la calidad de la docencia.

GENERALIDADES

En los últimos años, la Universidad ha estado sujeta a un intenso proceso de planeación. A partir de este proceso, ha sido posible determinar

que la aplicación de los programas de becas y estímulos no solo han fomentado una mayor permanencia del personal académico, sino que

también han inducido una mayor actividad universitaria, la apertura de nuevos espacios para el desarrollo de las actividades académicas y el

involucramiento de los profesores en estudios de maestría y doctorado, acción que a su vez ha sido fuertemente apoyada por el programa de

Becas de Posgrado y otras medidas complementarias que la Universidad ha puesto en práctica en los últimos años. Es necesario reconocer

también que las medidas de permanencia establecidas por el Colegio Académico y entre ellas los programas de becas y estímulos, han jugado

un papel significativo en la definición del rumbo institucional hacia escenarios de mayor solidez académica e impacto social a través del

mejoramiento de todas las actividades universitarias.

El intenso proceso de planeación y los avances logrados en los últimos años en el ámbito del desarrollo institucional, han puesto en evidencia

la necesidad de ajustar los instrumentos de la permanencia a la dirección establecida por la planeación desarrollada por las diferentes

instancias colegiadas, áreas de investigación, departamentos y divisiones de la Universidad y hacerlos cada vez más consistentes con los

objetivos académicos de la Institución en el mediano y largo plazo. En consecuencia, se ha hecho necesario observar los instrumentos desde

una óptica sistémica, analizar sus relaciones con las actividades académicas de las divisiones y las necesidades del desarrollo de la

Universidad, en el plano más amplio, y desde tal perspectiva formular una alternativa más consistente con los objetivos institucionales de más

largo plazo.

Durante los procesos de planeación y evaluación de las tareas de la Universidad, la comunidad académica ha expresado la necesidad de

institucionalizar mecanismos de apoyo a la permanencia y al trabajo académico que sean más flexibles y que reconozcan la diversidad

disciplinaria y los distintos ritmos del desarrollo del trabajo académico en las diferentes disciplinas. También se ha observado que es necesario

encontrar un modelo que promueva la planeación del trabajo académico en plazos más largos, impulse proyectos de mayor alcance, y fomente

un mejor equilibrio entre las actividades de docencia e investigación.

Con el objeto de dar respuesta a las consideraciones anteriores es que se presenta un nuevo esquema, que visto como un sistema integral de

medidas de apoyo a la permanencia del personal académico, busca generar mejores condiciones para el desarrollo del trabajo universitario,

bajo un modelo más flexible que permite a los profesores planear sus labores académicas con mayor certidumbre al tiempo que hace posible

reconocer diferentes trayectorias. El sistema busca reconocer y premiar el trabajo académico sobresaliente desarrollado en la docencia, la

investigación y la preservación y difusión de la cultura, impulsar la formación de profesores mediante estudios de posgrado, alentar y

reconocer un mayor compromiso con las actividades docentes frente a grupo, premiar la trayectoria académica sobresaliente del personal

académico y articular los esfuerzos de la comunidad para alcanzar los objetivos institucionales de mejorar el desempeño del conjunto de las

actividades que se desarrollan en la Universidad.

El sistema integral de medidas de apoyo a la permanencia de los miembros del personal académico que se presenta, constituye un modelo

flexible de articulación de los instrumentos existentes, establece condiciones de interconexión entre ellos y permite una mayor coherencia en la

realización de los objetivos de cada uno de ellos y del conjunto. El eje del sistema lo constituye el trabajo académico sobresaliente del

miembro del personal académico, que con un margen razonable de certidumbre y de acuerdo a su vocación fundamental, puede optar por

diversas vías, tiempos y ritmos para orientar el desarrollo de su trayectoria académica, proponerse proyectos más ambiciosos y de mayor

duración, así como establecer combinaciones diversas entre su dedicación a las actividades docentes, de investigación y de preservación y

difusión de la cultura en los distintos momentos de su trayectoria.

Un mejor equilibrio entre las actividades de docencia e investigación, ha de partir en principio de una valoración análoga de estas actividades

en los mecanismos de reconocimiento. Por ello, se ha considerado necesario disociar los montos adicionales de la Beca de Apoyo a la

Permanencia con Base en el Desempeño de las Funciones Universitarias, para formular con ellos un instrumento independiente (el Estímulo a

la Trayectoria Académica Sobresaliente) que beneficie también a los miembros del personal académico con categoría de titular y nivel “C” y

técnicos académicos con categoría de titular y nivel “E” que no gozan de la Beca a la Permanencia pero sí de la Beca al Reconocimiento de la

Carrera Docente y que tengan una trayectoria académica sobresaliente. En el mismo sentido, el monto adicional por el factor de escolaridad se

disocia de la Beca al Reconocimiento de la Carrera Docente y se transforma en un Estímulo (el Estímulo a los Grados Académicos) que

beneficia tanto a quienes gozan de la Beca al Reconocimiento de la Carrera Docente, como a quienes disfrutan de la Beca de Apoyo a la