Previous Page  15 / 68 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 15 / 68 Next Page
Page Background

93

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

Es imprescindible considerar la dimensión ética de los participantes en el proceso de dictaminación y que su trayectoria sea incuestionable en

cuanto a la honestidad, la imparcialidad, la objetividad, el respeto al trabajo de los demás y a la pluralidad de ideas inherentes a la Universidad,

así como respecto al compromiso institucional, reconocido a través de la disposición para asumir como propios los valores de nuestra casa de

estudios, aportando trabajo enriquecedor, tiempo, esfuerzos superiores e ideas propias a su desarrollo.

RELACIONADA CON LA REFORMA AL ARTÍCULO 167

(Aprobada por el Colegio Académico en la Sesión No. 241, celebrada el 11 y 12 de noviembre de 2002)

Como consecuencia de la reforma al artículo 4 del Tabulador para Ingreso y Promoción del Personal Académico, en el que se establece la

obligación para las comisiones dictaminadoras divisionales de evaluar la entrevista, además del análisis curricular y el trabajo escrito, fue

necesario modificar el artículo 167 del Reglamento para establecer dicha obligación y mantener la debida consistencia entre ambos

ordenamientos. Asimismo, por la igualdad de condiciones que se deben garantizar en estos procedimientos, se consideró la conveniencia de

precisar en la convocatoria respectiva los temas que deberán desarrollar los concursantes.

DE LAS REFORMAS RELACIONADAS CON LA CARRERA ACADÉMICA

(Aprobadas por el Colegio Académico en la Sesión No. 245, celebrada el 10, 11, 28, 29 y 30 de abril, 1 y 7 de mayo de 2003)

1

DEFINICIÓN DE LA CARRERA ACADÉMICA

La Universidad, conforme a los principios de libertad de cátedra e investigación, ha asumido la responsabilidad de establecer los

mecanismos y estrategias a través de los cuales los miembros de su personal académico puedan desarrollar una carrera académica en

torno a las funciones de docencia, investigación y preservación y difusión de la cultura, de acuerdo con el perfil y las actividades

definidas para cada categoría y con la orientación institucional acordada por los órganos colegiados.

La definición del perfil y las actividades que corresponden a las distintas categorías busca tener un impacto positivo en el desarrollo

institucional en la medida en que precisa la participación del personal académico en las funciones universitarias, con base en su nivel de

habilitación, experiencia y capacidad para asumirlas. Con esta definición se pretende establecer una relación entre las categorías y

niveles de los profesores y técnicos académicos de carrera y sus actividades; al mismo tiempo se reconoce que dicha relación permite

diversas trayectorias académicas.

La Universidad, para dar cumplimiento a su objeto y conforme al modelo académico establecido en el artículo 21 de su Ley Orgánica,

integró una población mayoritaria de personal académico de carrera y definió la figura de profesor-investigador, dedicado al desarrollo

vinculante de actividades de docencia, investigación y preservación y difusión de la cultura, para lo cual se procuró mantener la debida

correspondencia con el perfil de cada categoría, así como mejorar el cumplimiento de las funciones universitarias.

El trabajo universitario constituye un campo profesional, el académico, al cual se accede por vocación y decisión personal, mediante los

procedimientos establecidos para ello. La Universidad considera que la especificidad del trabajo académico implica la necesidad de crear

las mejores condiciones para que los profesores y técnicos académicos puedan desarrollarse a través de su participación en las distintas

funciones universitarias, independientemente del área de conocimiento a la que pertenezcan.

Al participar en las actividades científicas, humanísticas, tecnológicas, de diseño y artísticas, enmarcadas en los campos disciplinarios de

las cuatro divisiones de la Universidad, el personal académico podrá desarrollar una carrera que afirme, actualice y enriquezca los

conocimientos, métodos y técnicas necesarios para desempeñar sus actividades con el más alto nivel.

La calidad en el desempeño de las actividades académicas será el factor preponderante para el tránsito entre las diferentes categorías y

niveles. Esta calidad se valorará de manera integral, con criterios cualitativos y cuantitativos, en atención a la escolaridad y a los

resultados académicos y profesionales, considerando las características de cada área de conocimiento.

La definición de las actividades del personal académico de carrera tiene por objeto precisar las responsabilidades mínimas relacionadas

con las funciones universitarias, de acuerdo con las distintas categorías y niveles, sin menoscabo de la realización de otras actividades

vinculadas con el objeto de la Universidad.

Estas reformas mantienen la estructura del Tabulador y se complementan con procedimientos que permiten la valoración cualitativa,

tanto en el ingreso como en la promoción del personal académico. Con ello se fortalece la figura del profesor-investigador como

referente central de los perfiles del personal académico por categoría.

El personal académico deberá realizar las funciones universitarias de acuerdo con los principios, valores y criterios propios de la

Institución, como se señala en las Políticas Generales de la Universidad.

2

ASPECTOS RELEVANTES DE LAS FUNCIONES UNIVERSITARIAS

2.1 Docencia

La docencia que se imparte en la Universidad en los niveles de licenciatura, especialización, maestría, doctorado y cursos de

actualización, tiene por objeto contribuir a la formación cultural, humanística, científica y técnica, a partir de la cual sus alumnos y

egresados coadyuven, desde su campo académico y profesional, al desarrollo del conocimiento y a la atención de las necesidades

y demandas de diversos sectores de la sociedad.

El personal académico trabajará para la consecución de este objetivo mediante el cumplimiento de los planes y programas de

estudio aprobados por la Institución, con base en el principio de libertad de cátedra. Asimismo, fomentará en el alumno el

desarrollo de las habilidades, actitudes y valores inherentes a la búsqueda del conocimiento y al compromiso con la sociedad.

En el modelo educativo de la Universidad, el profesor conducirá activamente el proceso de enseñanza-aprendizaje, mediante el

cual el alumno tome conciencia de las etapas y condiciones en que se adquiere el conocimiento y se involucre en actividades de

investigación y en otras prácticas académicas como modalidades de la docencia, incorporando elementos de diversas disciplinas

en su formación integral. Así, se fomentará en el alumno el desarrollo de sus capacidades críticas e innovadoras para conducir con

autonomía su permanente formación intelectual y profesional.