Previous Page  3 / 68 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 3 / 68 Next Page
Page Background

81

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

coadyuvar en la determinación de las necesidades de docencia y de investigación para el desarrollo de los planes y programas

académicos de la división.

2.3.1

Con el objeto de resaltar la existencia de distintas fases en los concursos de oposición y de evaluación curricular, en los

capítulos I y II del Título Quinto se establecieron, implícitamente, las diferencias que entre dichas etapas se presentan en

atención a los sujetos involucrados en ellas. Así, los aspirantes a concurso se presentan ante la secretaría académica de la

división apenas publicada la convocatoria respectiva, en tanto que los candidatos a concurso son caracterizados con esa

calidad en cuanto la comisión dictaminadora determina que reúnen los requisitos académicos mínimos señalados en la

convocatoria y, finalmente, los concursantes adquieren tal categoría al presentarse, en el momento procesal oportuno, a

sujetarse a las evaluaciones previstas.

2.3.2

Como las comisiones dictaminadoras y las comisiones dictaminadoras divisionales deben hacer referencia expresa en sus

dictámenes a las opiniones de los asesores, se consideró suficiente señalar el sentido de las opiniones, e inconveniente

mencionar el nombre de los asesores en relación con la opinión emitida. Así, se evita una personalización del dictamen

cuando éste coincida con las opiniones de los asesores, y se refuerza la autonomía de las comisiones en la dictaminación.

2.3.3

En el Capítulo II del Título Quinto, al señalarse que la naturaleza de ciertas necesidades académicas condicionan la

procedencia del ingreso de personal académico por tiempo determinado, se resaltó que el espíritu del Reglamento se daba

en razón de favorecer el ingreso definitivo del personal académico de la Universidad, razón por la cual se limitaron en lo

posible los casos de contratación por tiempo determinado.

Por otra parte, se decidió recomendar a los consejos divisionales el análisis de los casos de contratación temporal justificados

por una misma causal en más de dos ocasiones consecutivas, para que si los casos y la programación académica lo

permitiesen, se convirtiera en definitiva la plaza de que se trata.

2.3.4

En lo que atañe al calificativo de “definitivas” que se da tanto a las resoluciones emitidas por las comisiones dictaminadoras

divisionales, como a las que en su oportunidad y con ese mismo carácter emiten las comisiones dictaminadoras de área y la

Comisión Dictaminadora de Recursos, se estimó conveniente señalar expresamente que dicha calificación significa

“inimpugnables” o “no recurribles”, pues las mencionadas resoluciones no admiten recurso alguno y, en consecuencia, no

hay forma legal de modificarlas o revocarlas.

2.4 De la promoción

En el Título Sexto del Reglamento, relativo a la promoción del personal académico de la Universidad, se estimó de enorme

importancia precisar que las comisiones dictaminadoras competentes para evaluar a los solicitantes fueran las mismas que hubiesen

determinado su ingreso. Así, para los efectos de la promoción se atenderá a las funciones desempeñadas en el Departamento al que

se encuentre incorporado. Con esta disposición se evita que la distribución de las comisiones dictaminadoras por áreas de

conocimiento se vulnere.

2.4.1

Otro punto que se estimó pertinente destacar a propósito de los procedimientos de promoción, consiste en la ponderación

integral de todos los elementos señalados en el Reglamento para efectos de la evaluación y dictaminación correspondientes.

Se destacó que merecen atención especial en la evaluación las actividades académico-administrativas desempeñadas por

algunos trabajadores académicos al servicio de la Universidad, porque al prestarse dichos servicios se desatienden, sin

pretenderse, las actividades de investigación, docencia y preservación y difusión de la cultura.

2.5 De los recursos

En el Título Séptimo del Reglamento, el Colegio Académico consideró fundamental, en aras de lograr una mayor seguridad jurídica

en las decisiones de ingreso y de promoción del personal académico por tiempo indeterminado, instaurar un sistema de recursos

cuya finalidad es la de revisar la legalidad del procedimiento o el juicio académico de los dictámenes. Se señaló que esta revisión

podía tener como consecuencia la de revocar, modificar o confirmar la resolución recurrida y, en ciertas ocasiones, la de reponer el

procedimiento a partir de la violación.

El mismo órgano legislativo llegó a la conclusión de que podrían presentarse dos tipos de motivos para recurrir un dictamen. Los

primeros, denominados “violaciones de fondo”, implican un desacuerdo sobre el juicio académico que constituye la base para decidir

sobre el ingreso o promoción de quienes participen en los procedimientos respectivos. Los segundos, denominados “violaciones de

forma”, son aquellos relacionados con el incumplimiento de las reglas de procedimiento para tramitar el ingreso y promoción.

Para el primer tipo de violación se estableció el recurso de impugnación, y para el segundo el de inconformidad; se determinó,

asimismo, la conveniencia de que la interposición de cualesquiera de ellos sólo fuera posible una vez emitido el dictamen

correspondiente, pues fue un principio el procurar que no se suspendieran los procedimientos de ingreso y promoción.

2.6 De la permanencia

Al reglamentar el Capítulo I del Título Octavo relacionado con permanencia del personal académico, se destacó en primer término la

necesidad de señalar las funciones de docencia, investigación y preservación y difusión de la cultura que corresponde cumplir a los

miembros del personal académico, así como otras actividades vinculadas con las mencionadas anteriormente que son las de

formación, actualización, programación y evaluación.

Los señalamientos indicados tienen el propósito de homogeneizar las principales actividades del trabajador académico en las

distintas unidades y propiciar una imagen académica coherente en la Universidad.

2.6.1

En el Capítulo IV del Título Octavo relacionado con el periodo y año sabático, el Colegio Académico utilizó su competencia

para regular los aspectos académicos y procedimientos administrativos sobre lo académico. Se demuestra esta afirmación,

por ejemplo, con la atribución a los consejos divisionales para resolver sobre el cumplimiento de los requisitos académicos y

la observancia de los procedimientos previstos en el Capítulo respectivo.

2.6.2

Al establecerse una normatividad específica para el disfrute del periodo o del año sabático del personal académico que

desempeñe el cargo de órgano personal, de instancia de apoyo o funciones de confianza, se tuvo presente con toda claridad