Previous Page  4 / 68 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 4 / 68 Next Page
Page Background

82

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

que la intervención del Colegio Académico no implicaba una cesión del Rector General de sus competencias, sino por el

contrario, un respeto absoluto de las mismas, así como de las competencias de otras instancias que intervienen en el

proceso.

2.6.3

El Colegio Académico enfatizó que la finalidad del periodo o del año sabático era la “superación académica”, la cual consiste

en elevar el nivel académico en relación a las funciones que corresponde realizar a los miembros del personal académico.

Por tal razón se excluyó la posibilidad de asimilar a la superación académica la realización de actividades no relacionadas

con el objeto de la Institución.

2.6.4

En relación con el inicio del periodo o del año sabático se decidió recomendar que el mismo se verificara al final o al principio

de cada trimestre. Esta decisión tuvo por objeto evitar la interrupción de las actividades académicas en momentos que

pudiesen ocasionar perjuicio a la buena marcha de los planes y programas, pues ello redundaría, obviamente, en una

afectación no deseable de la planeación académica de las divisiones.

2.6.5

La justificación para incluir el Capítulo V del Título Octavo relativo a las distinciones y estímulos al personal académico,

deriva del derecho de la Universidad para procurar el óptimo cumplimiento de las obligaciones de su personal académico,

pues si éste cumple sus actividades y funciones, se satisfarán los objetivos fundamentales de la Institución.

Para que las actividades de los miembros del personal académico fuesen debidamente consideradas en el otorgamiento de

estímulos y recompensas, se explicitó que el concepto de tecnología estaba incluido en la expresión “desarrollo de las

ciencias, de las artes o de las humanidades”.

Al establecerse el Premio a la Investigación se pretendió no sujetar reglamentariamente la modalidad de algunos elementos

específicos propios de las bases de cada concurso; por esta razón se estimó que tal determinación correspondía al Rector

General en la publicación de las convocatorias correspondientes a estos concursos.

Al crearse en el mismo Capítulo el Nombramiento de Profesor Distinguido, se pretendió, además de reconocer los méritos

académicos, promover la permanencia.

Con el Estímulo a la Docencia e Investigación, se pretendió impulsar y fortalecer fundamentalmente la docencia y la

investigación, sin excluir la preservación y difusión de la cultura y la creación artística; promover la permanencia del personal

académico de alta calidad; estimular el trabajo sobresaliente y elevar la productividad en el desempeño académico. Se

estimó asimismo, que el Estímulo se tradujera en un incentivo económico.

Se consideró conveniente incluir en la valoración a la creación artística, en atención a que resulta fundamental como

producto del trabajo en las divisiones de Ciencias y Artes para el Diseño y de Ciencias Sociales y Humanidades, aunque no

constituye alguna de las tres funciones sustantivas de la Universidad, que son la docencia, la investigación y la preservación

y difusión de la cultura.

En vista de que existen diversos grados de consolidación de los profesores en cuanto a su productividad en el desempeño de

las actividades que se considerarían para el otorgamiento del Estímulo, se concluyó que deberían existir tres puntajes y tres

niveles para acceder al mismo: 5,000 puntos para el nivel A, 8,000 puntos para el nivel B y 11,000 puntos para el nivel C.

El procedimiento para el otorgamiento del Estímulo se inicia con la emisión del correspondiente Acuerdo del Rector General,

a quien se encomendó procurara que el monto del Estímulo fuera económicamente significativo, en relación con el salario

anual del profesor. Asimismo, que realizara gestiones para obtener recursos para otorgarlo y contemplara proporcionalidad

en el monto económico de los tres niveles considerados.

La solicitud del Estímulo es independiente de la solicitud de promoción, aunque se consideren los mismos productos del

trabajo, ya que obedecen a distintos fines. En este sentido, se contempló la posibilidad de que los profesores que ostentan la

más alta categoría y el más alto nivel en la Institución, soliciten a la comisión dictaminadora correspondiente, la asignación de

puntos para el otorgamiento del Estímulo.

El enunciado “realizadas en la Universidad” a que hace referencia el artículo 249-5 fracción I, se utilizó en forma análoga a la

del Tabulador para Ingreso y Promoción del Personal Académico, y se vincula con los productos del trabajo que sean

resultado de la participación en las actividades académicas “realizadas dentro y en beneficio de la Universidad”. Estas

actividades se considerarán únicamente para efectos de la dictaminación relacionada con el otorgamiento del Estímulo.

Se convino explicitar que el año calendario a que se alude en varios artículos, se relaciona con los productos del trabajo

generados de enero a diciembre, del año inmediato anterior a la solicitud. Aquéllos que se realicen durante el año en el cual

se presenta la solicitud, se contabilizarán, en su caso, para el siguiente.

Con el fin de preservar el ejercicio óptimo de las atribuciones conferidas a las comisiones dictaminadoras, se estimó que para

el otorgamiento del Estímulo, los miembros de éstas no lo soliciten en tanto ejerzan su cargo, evitando que en el

procedimiento funjan como juez y parte. Este último principio es el que preservarán las Comisiones Dictaminadoras. Podrán

solicitarlo cuando finalicen su gestión, con base en los productos del trabajo generados durante el año calendario en que se

otorgó el Estímulo. Esto no implica la acumulación de los puntos asignados a los productos del trabajo, sino que lo solicitarán

retroactivamente, en su caso, para cada año que hubiesen permanecido en las comisiones dictaminadoras, evaluándose los

productos del trabajo que hubieran realizado en cada año.

Cuando se suscitaren interrupciones en el desarrollo normal de las actividades en la Institución, se especificó que para

efectos de los plazos señalados en el procedimiento para otorgar el Estímulo, se contabilizarán únicamente los días hábiles y

que éstos se prorrogarán por el mismo tiempo que hubiese durado la interrupción.

Con la intención de mantener el espíritu, se propuso se revisaran en un plazo de cuatro años, o antes, en caso de revisión al

Tabulador para Ingreso y Promoción del Personal Académico, tanto los niveles como los puntajes asignados para alcanzarlo,

para comprobar si se mantienen acordes a la realidad o, si en su caso, deben modificarse.