Previous Page  11 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 11 / 34 Next Page
Page Background

17

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

El artículo 7-1 parte de la base que fija la Ley Orgánica en el artículo 8, para que en la Junta Directiva siempre haya, cuando menos, tres

profesores de la Universidad contratados con la máxima categoría y nivel, además de contar con una determinada antigüedad;

consecuentemente, el número máximo de miembros externos que podrá formar parte de este órgano colegiado es de seis.

El artículo 7-2 establece dos periodos para iniciar la elección de miembros de la Junta Directiva, uno permanente que debe realizarse dentro

de los dos primeros meses de cada año para sustituir al de mayor antigüedad, y otro dentro de los dos meses siguientes a partir de que la

Junta Directiva comunique que se ha presentado alguna vacante o cuando se rompa la condición prevista en el artículo 7 de la Ley Orgánica.

En el artículo 7-7 se dispone que, para la elección de los miembros de la Junta Directiva, se requiere el voto de la mayoría de los miembros

presentes en la sesión del Colegio Académico y que en caso de que ésta no se logre debe reiniciarse el procedimiento.

REFORMA RELACIONADA CON LOS REQUISITOS PARA SER REPRESENTANTE DE LOS ALUMNOS ANTE LOS CONSEJOS

ACADÉMICOS Y LOS CONSEJOS DIVISIONALES

(Aprobada por el Colegio Académico en la Sesión No. 354, celebrada el 11 y 12 de diciembre de 2012).

El objeto de esta reforma es clarificar, legitimar y otorgar la debida certeza jurídica, particularmente a los representantes de los alumnos ante

los órganos colegiados académicos, así como igualar las condiciones para mantener esta calidad, independientemente de los modelos

académicos de las unidades universitarias y de su organización académico-administrativa, por lo que se establece como una condición

indispensable para los alumnos que integren los consejos académicos y los consejos divisionales, no dejar de inscribirse en, al menos, una

unidad de enseñanza-aprendizaje durante el tiempo de su representación, por más de dos o un trimestres, respectivamente.

REFORMA RELACIONADA CON LA DESIGNACIÓN DE ÓRGANOS PERSONALES

(Aprobada por el Colegio Académico en la Sesión No. 357, celebrada el 2 de abril de 2013).

El objeto de esta reforma es establecer las condiciones normativas para fortalecer la participación democrática de la comunidad universitaria

y procurar una mayor transparencia en los procesos de designación de los órganos personales de la Universidad, sin afectar el régimen de

desconcentración funcional y administrativa.

Para ello, y con el propósito de fomentar la participación informada de los distintos sectores de la comunidad universitaria, se precisan los

elementos mínimos que deben contener las convocatorias de los consejos académicos para iniciar los procesos de designación de los

rectores de unidad, y las que deben emitir los rectores de unidad para iniciar los procesos de designación de los directores de división y jefes

de departamento.

Para ofrecer mayor certeza a quienes participan en estos procesos, sea en calidad de aspirantes o candidatos a ocupar un cargo de órgano

personal, como miembro de los órganos colegiados que integran las listas de aspirantes o designan órganos personales, como Rector

General o rector de unidad al integrar ternas, o como parte de la comunidad universitaria, debe ser una aspiración y deber institucional que

las decisiones sean argumentadas y fincadas en criterios preponderantemente académicos, públicos y transparentes. Asimismo, será

responsabilidad de estos órganos colegiados y personales, cuidar que sus decisiones sean tomadas sin presiones internas o externas a la

Universidad.

REFORMA RELACIONADA CON EL FUNCIONAMIENTO DE LOS ÓRGANOS

(Aprobada por el Colegio Académico en la sesión No. 377, celebrada los días 26 y 27 de febrero de 2015)

La presente reforma responde a la necesidad institucional de asegurar el funcionamiento adecuado de los órganos, colegiados y personales,

frente a los sucesos inéditos presentados en el transcurso de la primera sucesión del Rector de la Unidad Lerma, para evitar que esa

circunstancia pudiera repetirse, así como de procurar una mejor planeación y certeza en el desarrollo de los procesos de nombramiento de

los órganos personales.

Como primera medida, se consideró pertinente reglamentar la facultad que la Ley Orgánica, en el artículo 13, fracción IV, otorga al Colegio

Académico para conocer y resolver los casos que no sean de la competencia de ningún otro órgano de la Universidad, la cual se interpretó

en el sentido de que cualquier asunto inherente al objeto, funcionamiento y necesidades de la Institución, debe ser atendido oportunamente,

aún los emergentes e imprevistos, por lo que siempre que se presenten estos casos, o en la eventualidad de que algún órgano, colegiado o

personal, o instancia de apoyo, que cuente con competencia expresa para conocer y resolver determinado asunto pero se encuentre

impedido jurídica o materialmente para ejercerla, corresponderá al Colegio Académico conocer y solventar lo conducente, para lo cual

también podrá requerir la participación de uno o más órganos o instancias de apoyo.

Como parte de esta problemática, se consideró también la necesidad de evitar que los cargos de órganos personales permanezcan sin sus

titulares no sólo en los casos de ausencias temporales, por lo que a partir de lo previsto en los artículos 17 y 27, de la Ley Orgánica, donde

se indica que el Rector General y los rectores de unidad, serán sustituidos en sus ausencias temporales, por el Secretario General y los

secretarios de unidad, respectivamente, se amplió este supuesto para los casos de ausencias definitivas o cuando se encuentren vacantes

los cargos de Rector General, Rector de Unidad, Director de División y Jefe de Departamento, caso en el que, para los tres primeros, los

secretarios respectivos asumirán las facultades y obligaciones inherentes, excepto las que se refieren a la formulación de ternas en los

procesos de nombramientos de órganos personales y, para cubrir las ausencias de los jefes de departamento, el director de la división

nombrará al encargado, que deberá ser un profesor contratado por tiempo completo e indeterminado. Todo lo anterior en el entendido de que

cuando se presenten estos casos se deben iniciar de inmediato los procesos para la designación de los respectivos órganos personales.

Para propiciar una mejor planeación y estabilidad en el desarrollo de las funciones universitarias, se establecieron plazos para iniciar los

procesos de designación de los rectores de unidad, directores de división y jefes de departamento, así como para la presentación de las

ternas de candidatos a los órganos colegiados que deberán realizar las designaciones respectivas. Se determinó también que estos

procesos deben favorecer el pleno conocimiento y participación de la comunidad universitaria, por lo que tendrán que desarrollarse dentro de

los trimestres lectivos indicados en el calendario escolar que apruebe el Colegio Académico, y se utilizó la expresión “periodo lectivo” para

prever que un proceso pueda considerar fases de dos trimestres.

REFORMA RELACIONADA CON LOS NOMBRAMIENTOS Y DESIGNACIONES DE LOS ÓRGANOS PERSONALES

(Aprobada en la sesión 381 del Colegio Académico, celebrada el 23 y 24 de julio de 2015)

Para recuperar las prácticas positivas de los órganos colegiados y propiciar que los procesos para los nombramientos y designaciones de los

órganos personales se realicen de manera ágil, flexible y transparente, se modificaron los artículos 30, fracción IV Bis, incisos c) y d), 30-2,