Previous Page  12 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 34 Next Page
Page Background

18

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

primer párrafo y fracción II, 34, fracción XI, 34-2, primer párrafo y fracción II, 41, fracción XVIII, inciso b), 41-1, último párrafo, y 47, fracción

VIII, inciso c).

Estos cambios buscan brindar certeza a los aspirantes y candidatos en estos procesos, ya que las observaciones y comentarios de la

comunidad universitaria que decida participar en alguna de las modalidades o etapas de la auscultación correspondiente, sólo se deberán

referir a sus trayectorias académicas, profesionales y administrativas, por ser las capacidades centrales a valorar por cada integrante de los

consejos académicos al formular la lista de aspirantes a rector de unidad y al designar a los directores de división, y de los consejos

divisionales al designar a los jefes de departamento; así como por el Rector General al presentar las ternas de candidatos a rector de unidad,

y por los rectores de unidad al presentar las ternas de candidatos a director de división y jefe de departamento.

Con el propósito de mantener informada a la comunidad universitaria y abonar a la transparencia con que deben realizarse estos procesos,

se estableció que el Rector General haga públicos los argumentos con que sustente las ternas de candidatos a rector de unidad, una vez que

éstas sean publicadas por la Junta Directiva.

REFORMA RELACIONADA CON EL PROCESO DE ELECCIÓN Y LOS REQUISITOS PARA SER MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA

(Aprobada por el Colegio Académico en la sesión No. 381, celebrada el 23 y 24 de julio de 2015)

Con el objeto de precisar y simplificar el proceso de elección que cada año debe realizarse para reemplazar al miembro más antiguo de la

Junta Directiva, y el que tiene que iniciarse cada vez que ocurra alguna vacante en este órgano colegiado, así como redefinir las condiciones

y cualidades que se deben reunir y valorar para ser miembro de la Junta Directiva, se modificaron los artículos 7, 7-1, 7-2, 7-3, 7-4, 7-5, y 7-6.

Respecto a los plazos señalados en los artículos 7-2 y 7-5, se consideró que plantearlos en días hábiles daría mayor claridad y permitiría

enfrentar los imprevistos que se presenten.

La condición que se impone el Colegio Académico de procurar que se manifieste la diversidad de la Universidad en la integración de la Junta

Directiva, debe entenderse en un entorno académico global, que trasciende las fronteras de la Institución. Asimismo, debe reflejarse al elegir

tanto a los miembros internos como a los externos; en la equidad de género; en la pluralidad de instituciones u organismos a los que, en su

caso, estén adscritos los externos; en el conocimiento que tengan sobre las diferentes divisiones y unidades de la Universidad; en el apoyo

de los postulantes; así como en la heterogeneidad de áreas del conocimiento y perfiles de los candidatos.

En cuanto a la conformación equilibrada de género, se consideró que era deseable que en cada proceso que se instrumente para la

integración de la Junta Directiva participe un número similar de mujeres y hombres, y que debe fomentarse esta práctica para la

conformación de los demás órganos e instancias de apoyo de la Universidad, como una expresión de equidad.

Para evitar la rigidez del proceso de elección, se decidió eliminar la condición de que el Colegio Académico, en una sesión convocada para

tal efecto, discuta lo relativo a “los perfiles y los puntos de vista expresados por los candidatos en la entrevista”, toda vez que dicha reflexión

puede realizarse a lo largo del proceso.

REFORMA RELACIONADA CON LOS REQUISITOS PARA SER REPRESENTANTE DE LOS ALUMNOS ANTE LOS CONSEJOS

ACADÉMICOS Y DIVISIONALES

(Aprobada por el Colegio Académico en la sesión No.405, celebrada los días 5, 6, 9 y 10 de diciembre de 2016)

En virtud de que el requisito de haber cursado, al menos dos trimestres de estudios, para ser representante de los alumnos ante los consejos

académicos y divisionales, puede constituir una desventaja para los alumnos de posgrado, ya que la duración normal prevista para cursar las

especializaciones y las maestrías no siempre es compatible con los tiempos de representación en los referidos órganos colegiados, se

consideró conveniente diferenciar el número de trimestres que deben haber cursado, a efecto de exigir, en el caso de los alumnos de

posgrado, al menos un trimestre de estudios.

Se precisó además que el requisito de cursar un trimestre o dos, según sea el caso, debe de ser en el plan de estudios en el que el alumno

se encuentre inscrito cuando participe en el proceso de elección para ser representante ante el órgano colegiado respectivo. Para regular lo

anterior, se reformaron los artículos 28 y 33, ambos en su fracción II.

REFORMA RELACIONADA CON EL REQUISITO DE EDAD PARA SER MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA, ÓRGANO PERSONAL E

INSTANCIA DE APOYO

(Aprobada por el Colegio Académico en la sesión No. 405, celebrada los días 5, 6, 9 y 10 de diciembre de 2016)

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el artículo 1°, prescribe que todas las personas gozarán de los derechos

humanos reconocidos en la misma y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para

su protección; que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar

los derechos humanos, y que se prohíbe toda discriminación motivada por la edad o por cualquier otra causa que atente contra la dignidad

humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y las libertades de las personas.

Al asumir esta obligación, el Colegio Académico valoró integralmente los principios constitucionales, las leyes secundarias y los criterios de

las autoridades encargadas de interpretarlas, así como de prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos y,

al carecer de competencia para modificar la Ley Orgánica, concluyó que fijar un límite de edad, como requisito para desempeñar

determinados cargos no necesariamente conlleva a una transgresión al derecho humano a la no discriminación por edad, si la disposición se

sustenta en criterios razonables, proporcionales, objetivos, y no tiene como finalidad el menoscabo de derechos ni constituye una decisión

arbitraria.

El requisito consistente en tener menos de setenta años de edad para ser miembro de la Junta Directiva, Rector General, Secretario General,

Rector de Unidad, Secretario de Unidad, Director de División, y Jefe de Departamento, se regula en los artículos 8, fracción II, 14, 16,

fracción V, 24, 26, fracción I y 30 de la Ley Orgánica, los que mientras se encuentren vigentes deben ser observados en sus términos por los

órganos competentes para realizar las designaciones y nombramientos, así como por las personas que desempeñen esos cargos. Además,

como el requisito se encuentra normado y, por lo tanto, se conoce desde antes de ocupar los cargos referidos, no menoscaba derechos, ni

atenta contra la dignidad humana, y tampoco podría considerarse como arbitrario en la medida que es aplicable a todos los que se ubiquen

en el mismo supuesto, sin distinción alguna.

Como la Ley Orgánica no considera requisitos para ser Abogado General, Tesorero General, Contralor, Auditor Externo, Secretario

Académico, Coordinador de Estudios, y Jefe de Área, se determinó que para estas instancias de apoyo no es necesario exigir requisito