Previous Page  2 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 2 / 34 Next Page
Page Background

8

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

Por tal razón se estableció en el Reglamento la competencia del Director de División para apoyar las labores de docencia que

imparten los miembros de los departamentos con base en los planes y programas de la División (Art. 52, fracciones II, III y V del

Reglamento); del Jefe de Departamento la competencia para vigilar el cumplimiento de los planes y programas de las divisiones,

cuando se apoyen por los miembros de su Departamento (Art. 58, fracción IV del Reglamento); de los Coordinadores de Estudios

de Licenciatura y de Posgrado la competencia para coadyuvar en el diseño de los anteproyectos de planes y programas de

estudio de las divisiones (Art. 68, fracción I del Reglamento); gestionar ante quien corresponda las cuestiones que planteen los

profesores respecto de docencia (Art. 68, fracción IV del Reglamento); de los Jefes de Área la competencia para proponer al Jefe

de Departamento la distribución de las cargas docentes de los miembros de su área (Art. 70, fracción II del Reglamento); procurar

que los profesores de su área cumplan con las actividades académicas de la misma (Art. 70, fracción IV del Reglamento); y de

las Comisiones Académicas Departamentales la competencia para asesorar al Jefe de Departamento en las materias de revisión

de los programas de estudio (Art. 73, fracción III del Reglamento). En el ejemplo señalado la desconcentración funcional se

extiende a dos órganos personales: Directores de División y Jefes de Departamento; y, por otra parte, a instancias de apoyo

académico: los Coordinadores de Estudios de Licenciatura y de Posgrado, Jefes de Área y Comisiones Académicas.

En el ejemplo anterior también se logra la desconcentración administrativa, pues los titulares de los órganos y de las instancias

de apoyo académico no están subordinados a otro órgano superior respecto del ejercicio de sus competencias reglamentarias en

disposiciones generales y gozan de autonomía técnica para ejercitarlas. Sin embargo, jurídicamente está implícito que el no

ejercicio de la competencia o su ejercicio indebido, pueden ser motivo para que se inicie un procedimiento de remoción. Por ello

el nombramiento y remoción de los Coordinadores se ubica en los Directores de División, ya que como se mencionó, la labor

docente es responsabilidad de las divisiones, y en el cumplimiento de esta función, los Directores de División se verán auxiliados

por los Coordinadores. De igual manera serán los Jefes de Departamento los que designen y remuevan a los Jefes de Área para

que cumplan las funciones específicas que les establece el Reglamento y que son aquéllas encaminadas a las tareas de

investigación.

De esta manera se extienden las funciones y responsabilidades establecidas en la Ley Orgánica, lo cual implica reconocimiento

expreso, y no simple delegación, de un ámbito de autonomía en las materias relativas al objeto de la Universidad y mayor

participación en las decisiones sobre lo académico.

3

LINEAMIENTOS RELEVANTES DE LA ORGANIZACIÓN ACADÉMICA

Uno de los lineamientos relevantes en la organización académica de la Universidad establecido en el Reglamento es el relativo a la

departamentalización. Al crear esta organización no se pretendió seguir un modelo ideal de departamentalización ni tampoco copiar

alguno previamente establecido en determinada universidad, sino crearlo de acuerdo con las circunstancias sociales, económicas y

jurídicas de la propia Universidad.

Al reglamentar la organización departamental se respetaron las bases generales que la Ley Orgánica señala en los artículos 6, fracción

IX y 21, y se determinó que la importante actividad de investigación corresponde ser cumplida por los departamentos, a través de las

áreas, sin demérito de la de docencia en apoyo de los planes y programas de estudio de las divisiones. Se consideró, para apoyar el

tipo establecido de organización departamental, la iniciativa de la Ley Orgánica que en la parte relativa expresa: “La estructura

divisional y departamental hará posible que los servicios docentes y de investigación se realicen de acuerdo con programas que

respondan a exigencias sociales. En tal sentido, la docencia y la investigación se realizarán dentro de una organización capaz de

adaptar o incorporar innovaciones y transformaciones, sin que se requieran cambios en la estructura general de la Institución”, y que

“una carrera se formará con asignaturas y actividades correspondientes a varios departamentos y divisiones”, y que esta “característica

[...] permitirá a la Universidad responder a los requerimientos del futuro”.

La organización departamental en el Reglamento constituye una interpretación normativa del Colegio Académico de los preceptos de la

Ley Orgánica de la Universidad, en los cuales se encuentran los elementos generales de la organización académica departamental.

En la definición de la organización departamental caracterizada en el artículo 3 de este Reglamento, se utilizó la palabra

“fundamentalmente” para dar énfasis a la actividad de investigación que corresponde a las áreas, con el propósito de resaltar que la

Universidad tiene una organización académica para cumplir ese objeto determinado en la Ley Orgánica, y que tal organización implica

la reunión de profesores en especialidades cuya función es la de generar conocimientos científicos y humanísticos, en los distintos

niveles de la investigación.

La organización por áreas no significa que los profesores pertenecientes a un área no tengan la obligación de impartir docencia, pues

en atención a que el área pertenece a los departamentos y éstos constituyen una organización para cumplir las funciones de

investigación y de docencia, resulta obvio que los miembros del área están encargados, también, de participar en la labor docente en

los distintos planes y programas de estudio de licenciatura o de posgrado de las divisiones. Como se pretende que la investigación de

las áreas incida favorablemente en la docencia y en los planes y programas de estudio, se marca el acento en la investigación que

debe realizarse en las áreas.

De acuerdo con la organización departamental aludida se distribuyen las competencias entre Directores de División, Jefes de

Departamento, Coordinadores de Estudios de Licenciatura y de Posgrado y Jefes de Área. Esta distribución se hizo conforme al criterio

de que las principales actividades de investigación se encuentran bajo la responsabilidad de los departamentos y de las áreas y que la

responsabilidad de la docencia compete, principalmente, a la División y la administración a los Directores de División y, como

coadyuvantes de los Directores, los Coordinadores de Estudios de Licenciatura y de Posgrado.

Los Coordinadores de Estudios de Licenciatura y de Posgrado son considerados como instancias de apoyo en la conducción y

desarrollo de los planes y programas de estudio. La denominación de estas instancias implica que en una licenciatura puede darse el

caso de que existan varios Coordinadores; en efecto, además de los Coordinadores de Licenciatura, existirían Coordinadores de

Tronco General y de Tronco Interdivisional.

El Colegio Académico ha considerado que los Directores de División, los Jefes de Departamento y los Jefes de Área, tienen que

intervenir en investigación y docencia, procurando una vinculación en el desarrollo de estas funciones académicas, pero siempre bajo

la idea de que la investigación queda a cargo, fundamentalmente, de la organización departamental a través de las áreas, y la

docencia, en cambio, a cargo de la organización divisional.