Previous Page  3 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 3 / 34 Next Page
Page Background

9

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

La organización departamental que se encuentra prevista en el Reglamento también fue producto de las prácticas que existen en

algunas divisiones de la Universidad que, sin embargo, no están totalmente generalizadas. Se pretende que la organización

departamental se adecue en un término razonable a los lineamientos normativos de este Reglamento.

Como organización auxiliar de los departamentos, se establecen las comisiones académicas departamentales integradas por

profesores, y su objeto es asesorar al Jefe de Departamento principalmente en las actividades de investigación, de docencia, de

formación de docentes y de revisión de programas de estudio.

El fundamento legal de estas comisiones se encuentra en el artículo 30 de la Ley Orgánica, en el cual se faculta a los Jefes de

Departamento a integrar comisiones para el desempeño de las funciones académicas.

El Colegio Académico decidió institucionalizar las comisiones que pueden integrar los Rectores de Unidad y los Directores de División.

El artículo 6 del Reglamento Orgánico al señalar las comisiones académicas como instancias de apoyo, comprende a los tres tipos de

comisiones, las Departamentales y las que pueden ser creadas por los Rectores de Unidad y los Directores de División. Es pertinente

aludir a que la organización académica establecida en el Reglamento contempla fundamentalmente las funciones de investigación y de

docencia, y que no deja de reglamentar el otro objeto de la Universidad que es el de preservar y difundir la cultura. En efecto, en la

definición de Unidad Universitaria se expresa que es una organización instituida para cumplir el objeto de la Universidad y obviamente

en dicho objeto está incluida la preservación y difusión de la cultura. Asimismo, cuando se define la División como una organización de

las Unidades Universitarias cuyo propósito fundamental es la investigación y la docencia, no se excluye de ninguna manera la función

de preservar y difundir la cultura.

Se concreta este objeto de la Universidad a través de competencias, tales como las del Rector General y de los Rectores de Unidad,

de organizar y promover actividades de difusión y la de los Jefes de Área para organizar y promover publicaciones.

Dentro de las actividades que desarrolla la Universidad y en relación al objeto de la misma, que es el de impartir educación superior,

desarrollar la investigación y preservar y difundir la cultura, el Colegio Académico consideró que la actividad de servicio debe estar

incorporada a los planes y programas de estudio, a los proyectos de investigación y a los programas de extensión universitaria, y que el

servicio no es una función autónoma y diferente a las que se han determinado en la Ley Orgánica.

En relación al servicio social de los alumnos, y para cumplir con la obligación legal de la Universidad en esta materia, el Colegio

Académico ha resuelto que en los planes y programas de estudio se establezcan las modalidades para la prestación de dicho servicio.

Asimismo ha considerado que para una mejor organización de esta actividad, el Colegio Académico deberá expedir las Políticas

Generales del servicio social y que los Consejos Académicos deberán instrumentarlas en el ámbito de las Unidades.

4

LINEAMIENTOS RELEVANTES DE LA ORGANIZACIÓN ACADÉMICO-ADMINISTRATIVA

4.1 Competencias relevantes del Rector General

Un lineamiento relevante se vincula con las facultades del Rector General y de los Rectores de Unidad. En efecto, la práctica

había sido que la reunión de todos los Rectores constituía una instancia para tratar asuntos relacionados con toda la Universidad

y, en ocasiones, para expedir acuerdos de coordinación de las actividades realizadas en las distintas Unidades y en la Rectoría

General. En el Reglamento se recoge esta práctica, que aunque no se encuentra expresamente en la Ley Orgánica, sí se deriva

de ella en virtud de que la Universidad Autónoma Metropolitana es una persona jurídica colectiva, aunque sus funciones se

desarrollan en distintas Unidades. Es por eso que en el artículo 41, fracciones VII y VIII del Reglamento, se señala como

competencia del Rector General establecer, previa consulta con los Rectores de Unidad, las medidas administrativas y operativas

para el funcionamiento coherente de la misma Institución, así como crear juntas de coordinación para cumplir las medidas

adoptadas.

Se pretende que a través de las juntas se coordinarán las actividades fundamentales de la Universidad en las distintas Unidades,

pues las juntas de coordinación serán básicamente de apoyo a las actividades académicas y administrativas.

Este principio, respecto de la coordinación de actividades académicas y administrativas, se prevé en el artículo 2 de este

Reglamento, pues una de las pretensiones de la Universidad, que tiene diferentes Unidades, es lograr coherencia en su

organización y en sus decisiones.

Resalta, también, entre las facultades de contratación del Rector General, la de contratar como personal académico

extraordinario “especial” por tiempo indeterminado a quienes hayan ingresado a la Universidad como órganos personales,

designados por órganos colegiados, previa la fijación de categoría y nivel por la Comisión Dictaminadora del Personal Académico

correspondiente, de acuerdo con el artículo 1 de las Bases (Reglamento) para el Funcionamiento de las Comisiones

Dictaminadoras del Personal Académico de la Universidad Autónoma Metropolitana.

El Colegio Académico decidió, tomando en cuenta lo dispuesto en el artículo 32 de la Ley Orgánica, crear una nueva modalidad

de profesor extraordinario denominado “especial”, no sujeto a concurso de oposición, al considerar la necesidad de contar

permanentemente con la participación y colaboración de los profesores que proceden de otras instituciones y que ingresen a esta

Universidad como órganos personales.

4.2 Competencias relevantes de los Rectores de Unidad

Además de las competencias de los Rectores de Unidad que están vinculadas con las del Rector General, destacan el derecho

de iniciativa ante los Consejos Académicos respecto de la emisión de instructivos de funcionamiento interno y operativo para el

uso de servicios e instalaciones; la de promover reuniones de coordinación que contribuyan al funcionamiento coherente de las

actividades de la Unidad y una, que es esencial para el progreso de la vida académica, la de promover proyectos académicos

interdisciplinarios.

4.3 Planeación

Con el propósito de lograr eficacia de lo dispuesto en el artículo 2 del presente Reglamento se instituyeron varias competencias

para planear las actividades académicas y administrativas; asimismo, en otras disposiciones, y como complemento fundamental

para que surja la planeación óptimamente, la obligación a ciertos órganos e instancias para que en determinados plazos informen