Previous Page  4 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 4 / 34 Next Page
Page Background

10

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

a los órganos competentes sobre las actividades desarrolladas y las que se pretenden realizar, y de esa manera lograr y

mantener la coherencia en la organización y en las decisiones de la Universidad.

5

ÓRGANOS COLEGIADOS. INTEGRACIÓN Y COMPETENCIAS RELEVANTES

5.1 Integración

El Colegio Académico sostuvo el principio de que los miembros de los órganos colegiados de la Universidad tuvieran

nacionalidad mexicana, al considerar que en la Ley Orgánica se exigía este requisito a los titulares de los órganos personales.

Otra argumentación para establecer como requisito la nacionalidad mexicana es el hecho de que existen diversos ordenamientos

como la Ley Federal de Población y la Ley Federal del Trabajo, que establecen que los puestos de dirección, vigilancia, control y

fiscalización deberán ser ocupados por mexicanos, cuando en el país existan personas con capacidad profesional para realizar

esas tareas.

En mérito de las razones anteriores, se exigió la calidad de mexicano en todos los casos en los que se forme parte de un órgano

colegiado, cuyas funciones tuvieran relación con la política de la Universidad, como es el caso de los Consejos Académicos y del

Colegio Académico. Se estatuyó una excepción respecto de la integración de los Consejos Divisionales, pues se admitió que los

representantes de profesores o alumnos pueden ser mexicanos o inmigrados debido a la índole de los asuntos académicos que

son competencia de dichos órganos.

Otro criterio que se utilizó para la integración de los órganos colegiados respecto de la representación fue el de que no

participaran los trabajadores que desempeñen puestos de confianza.

Finalmente se explicitó en el Colegio Académico que los Coordinadores de Estudios de Licenciatura o de Posgrado y Jefes de

Área, que no son trabajadores de confianza, sí tienen derecho a ser miembros de órganos colegiados, en la medida en que estas

instancias cumplan los demás requisitos previstos en el Reglamento.

5.2 Competencias relevantes de la Junta Directiva

En cuanto a la competencia atribuida a la Junta Directiva se consideró que tal órgano tiene facultad de acuerdo a la Ley Orgánica

para expedir su propio Reglamento; en tal virtud, el Colegio Académico sólo podría reglamentar aquellas consecuencias de sus

actos que estuvieran relacionadas a las actividades realizadas por otros órganos de la Universidad y fue un principio básico no

invadir la esfera de reglamentación interna. En el Reglamento se señalan las consecuencias de sus decisiones en relación al

ejercicio del derecho de veto del Rector General y de los Rectores, así como las consecuencias de la solución a los conflictos de

órganos.

Se ha considerado que la Junta Directiva es un órgano que debe intervenir en cualquier asunto que competa al Colegio

Académico a través del derecho de iniciativa y que es justificable su intervención en los asuntos en que se ha ejercitado el

derecho de veto para que tenga la posibilidad no solamente de resolver el caso planteado, sino de intentar gestiones ante los

órganos involucrados en la resolución vetada e incluso enviar el asunto a reconsideración de las partes.

No se otorga esta facultad cuando se trata de conflictos de órganos, en virtud de que en estos casos el problema se limita a

determinar cuál de los órganos en conflicto tiene competencia para producir determinadas normas jurídicas o realizar ciertos

actos, y como la competencia es de orden público no está sujeta a compromiso o renuncia.

La idea central consiste en que la Junta Directiva, al resolver los conflictos entre órganos, debe decidir quién es el órgano

competente, y en caso de que exista alguna resolución pronunciada por algún órgano que carezca de competencia, la Junta

Directiva proceda a anular la citada resolución o dejar sin efectos los actos.

Por otra parte, y de acuerdo a la norma de que el Rector General es sustituido en sus ausencias temporales por el Secretario

General y que la Ley Orgánica no determina el significado de “ausencias temporales” se consideró oportuno determinar un

periodo máximo de ausencia temporal para que la Junta Directiva analice los motivos de la ausencia, la califique y la dé a

conocer a la comunidad universitaria; posteriormente la Junta Directiva podrá, de acuerdo a la calificación que haya hecho,

instrumentar el procedimiento para la designación de un nuevo Rector; pero si se considera que no es el caso, el Secretario

General seguirá fungiendo como Rector por un término no mayor de tres meses; este último término se considera improrrogable y

definitivo para que el anterior Rector cese en sus funciones y se inicie el procedimiento para una nueva designación.

Ahora bien, si se trata de una ausencia definitiva, sin considerar los términos establecidos anteriormente, la Junta Directiva podrá

iniciar el procedimiento para que sea designado un nuevo Rector.

El anterior sistema se extendió a los casos de ausencias de Rectores de Unidad quienes serán sustituidos por el Secretario de

Unidad correspondiente. Asimismo, el Colegio Académico decidió aplicar los principios del sistema de sustitución anterior a los

casos de ausencias de los Directores de División quienes serán sustituidos por los Secretarios Académicos de División.

Una variante se advierte en los casos de sustitución de los Jefes de Departamento, pues la ausencia será cubierta por el profesor

que sea designado por el Director de la División; lo mismo sucede en los casos en que quede vacante el puesto de Jefe de

Departamento, considerando que las actividades del Departamento en el cual se desarrollan las funciones básicas de la

Universidad no deben quedar sin continuidad, y que tal sustitución será mientras se cumple el procedimiento de designación.

Vinculado a la competencia que tiene la Junta Directiva de designar al Rector General y a los Rectores de Unidad, y a la

obligación de auscultar previamente a la comunidad universitaria, y considerando los criterios que la Junta Directiva estableció en

su Reglamento, el Colegio Académico estimó conveniente establecer la auscultación idónea de los diferentes sectores de la

Universidad, previa a la integración de ternas o de la lista de cuando menos cinco candidatos, en su caso, y a la designación de

órganos personales o de Coordinadores de Estudios de Licenciatura o de Posgrado y de Jefes de Área, y se resolvió que los

órganos que participan en el proceso de designación den a conocer previamente las modalidades de la auscultación.

La calificación de idónea respecto de la auscultación, conlleva la existencia de procedimientos oportunos y viables para lograr el

conocimiento de la opinión de los miembros de la comunidad universitaria interesados en el proceso, la cual podrá orientar la

decisión de los órganos correspondientes.