Previous Page  5 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 5 / 34 Next Page
Page Background

11

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

En las normas del Reglamento no aparecen las formas en las que puede realizarse la auscultación, sin embargo, se reconoce

que están implícitos ciertos aspectos, aun cuando la determinación de cuál será el procedimiento de auscultación queda a criterio

de los órganos respectivos. Fue opinión del Colegio Académico que en el procedimiento de auscultación se indicara el periodo

durante el cual se auscultaría, el lugar en que se recibirían las comunicaciones escritas que deberán referirse, en razonamientos

fundados, a datos cualitativos en relación a la competencia académica, profesional y administrativa de los candidatos, y el lugar

en donde se realizarían las entrevistas. Asimismo, fue opinión que el Director de División auscultara, en el caso de designación

de Coordinadores de Estudios de Licenciatura o de Posgrado, a tres sectores: personal académico de carrera, personal

académico de tiempo parcial y alumnos, y que debía de ponderar las características de dichos sectores auscultados. Este criterio

no se extiende a la auscultación del procedimiento de designación de Jefes de Área, pues en este caso la opinión que

fundamentalmente debe considerar el Jefe de Departamento es la de los profesores que constituyen el Área.

Se opinó que una forma de cumplir con la auscultación podría realizarse a través del conocimiento de las manifestaciones

individuales de los miembros que integran los sectores mencionados, para contar con un dato cuantitativo a evaluar, en relación

con los demás datos, por parte del órgano personal, y que los resultados cuantitativos no deben considerarse vinculantes en la

toma de decisión, sino como indicadores de las preferencias de los miembros auscultados. El Colegio Académico estimó como

idónea la auscultación que comprenda todos los elementos anteriormente señalados y que la inclusión de cualquier otro elemento

adicional no debería estar en contra de la Ley Orgánica.

5.3 Competencias relevantes del Colegio Académico

Entre los aspectos relevantes de la competencia atribuida al Colegio Académico, se encuentra la de resolver en definitiva cuando

los Rectores de Unidad veten algún acuerdo estrictamente académico. Se estimó necesario precisar el contenido del artículo 26

de la Ley Orgánica relativo a que el Rector General debe turnar, según la naturaleza del asunto, al Colegio Académico o a la

Junta Directiva, los casos en que los Rectores de Unidad ejerciten el derecho de veto. Para que sea competencia del Colegio

Académico resolver el caso, la naturaleza del asunto debe ser estrictamente académica. De esta manera se complementa la

competencia de la Junta Directiva para resolver este tipo de asuntos, cuando no versen sobre naturaleza estrictamente

académica.

Es conveniente destacar, también, la facultad del Colegio Académico para designar miembros de personal académico

extraordinario, en atención a que la Universidad debe de tener la posibilidad de admitir a personas que se hubieran distinguido en

forma sobresaliente en las actividades académicas.

5.4 Competencias relevantes de los Consejos Académicos

En cuanto al Consejo Académico, es relevante la competencia que se le otorgó para emitir instructivos respecto del

funcionamiento interno y operativo para regular el uso de servicios e instalaciones. Al otorgar esta competencia se observaron los

principios de desconcentración funcional y administrativa en los aspectos de legislación, pues se atribuyó a los Consejos

Académicos la facultad de emitir disposiciones de carácter general en el ámbito de sus Unidades.

Se estatuyó el derecho de iniciativa para el Consejo Académico en relación a normas y disposiciones reglamentarias de

aplicación general en la Universidad, que corresponde expedir al Colegio Académico. Se justifica este derecho de iniciativa en

virtud de que los Consejos Académicos están en contacto inmediato con la problemática de la Universidad que se presenta en las

Unidades.

5.5 Competencias relevantes de los Consejos Divisionales

En lo que respecta al Consejo Divisional se consideró la necesidad de dar derecho de iniciativa ante el Consejo Académico

respecto de la emisión de instructivos y, por otra parte, la de emitir lineamientos particulares para el desarrollo y funcionamiento

de la División. Los lineamientos particulares tendrán, en la jerarquía de normas en la Universidad, un nivel inferior a los

instructivos que les corresponden emitir a los Consejos Académicos, y se referirán al ámbito divisional.

El Colegio Académico estableció en relación al año o periodo sabático, la facultad de los Consejos Divisionales de evaluar los

informes académicos que deben rendir los miembros del personal académico a propósito del disfrute del año o periodo sabático,

evaluación que quedaría en el expediente divisional de los profesores para propósitos de una eventual promoción y demás

efectos conducentes; asimismo, para resolver sobre las peticiones de apoyo.

6

RESPONSABILIDADES DE LOS TITULARES DE LOS ÓRGANOS PERSONALES

En el Capítulo de responsabilidades se establecieron los supuestos para que sean removidos los titulares de los órganos personales de

la Universidad. Estos supuestos son válidos en relación al Rector General, Rectores de Unidad, Directores de División y Jefes de

Departamento, en tal virtud, la Junta Directiva, cuando pretenda remover al Rector General o Rectores de Unidad, deberá considerar

los supuestos previstos. Es importante destacar que una clase genérica de remoción fue establecida para los casos en que los titulares

de los órganos dejen de cumplir alguno de los requisitos señalados para ser designados.

Dos principios que orientaron la discusión y aprobación del título de responsabilidades, se refieren a que el órgano competente para

designar debe ser el órgano competente para remover y que los procedimientos de remoción no excedan el ámbito competencial de los

órganos colegiados académicos de las Unidades, cuando se trate de Jefes de Departamento, y el ámbito competencial de los órganos

colegiados académicos de la Universidad, cuando se trate de Directores de División.

Con base en estos principios se estableció el derecho de los titulares de órganos personales de impugnar las resoluciones

pronunciadas en primera instancia, sólo para el efecto de determinar si hubo violaciones al procedimiento y que el órgano competente

para designar, una vez repuesto el procedimiento, decidiera en definitiva.

Como los procedimientos de remoción implican graves problemas en el funcionamiento y desarrollo de las actividades académicas, se

estableció que sólo podrían ser iniciados a solicitud de la tercera parte de los miembros del órgano colegiado correspondiente.

Este requisito no es aplicable a la Junta Directiva, porque este tipo de modalidades corresponde determinarlas a dicho órgano.

También se consideró que para la procedencia de la remoción era necesario el voto de las tres cuartas partes de los consejeros

presentes, porque de esta manera se tendría la seguridad de una votación en la que participaran todos los sectores representativos

ante el órgano colegiado.