Previous Page  6 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 6 / 34 Next Page
Page Background

12

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

7

TERMINOLOGÍA UTILIZADA

Aunque no fue un criterio explícito, se usaron diferentes tipos de verbos en la redacción de los contenidos de las competencias, y existe

una marcada distinción entre tales verbos, ya se trate de órganos de la Universidad o de instancias de apoyo. En efecto, cuando se

trata de la competencia de los órganos de la Universidad se emplean verbos tales como resolver, aprobar, emitir, auscultar, analizar,

determinar, formular, conducir, delegar, crear, autorizar, integrar, vigilar y otros que implican la facultad de decisión y ejecución de los

órganos. En cambio, cuando se trata de instancias de apoyo administrativo los verbos normalmente usados fueron coordinar,

administrar, certificar, fungir, representar, informar, proporcionar, colaborar y otros que aluden al auxilio que prestan estas instancias a

los órganos de decisión y ejecución. Al establecerse las competencias de las instancias de apoyo académico los verbos

constantemente utilizados fueron coadyuvar, gestionar, orientar, procurar, promover, participar y otros que implican colaboración con

los órganos personales que tienen bajo su responsabilidad la administración de las funciones de investigación y docencia. Resultan

diferentes los verbos que aparecen en las competencias del Abogado General en razón de las facultades especiales que se le han

atribuido; en efecto, se emplean verbos como representar, asesorar, procurar, cumplir, que de manera inequívoca se relacionan a una

materia que no es académica ni administrativa, sino legal, referida a los diferentes aspectos del fenómeno jurídico en la Universidad.

Respecto de ciertos verbos el Colegio Académico consideró pertinente determinar el significado de los mismos y expresar el alcance

que tienen en el Reglamento. Un caso específico fue el de coadyuvar; éste se utilizó como un verbo que implica acción coordinada con

el órgano que tiene la responsabilidad de cumplir con la competencia otorgada por Ley Orgánica o por Reglamento Orgánico. Así, el

verbo coadyuvar se puede considerar como un sinónimo de contribuir, verbo que tiene significado y referencia aceptados en el lenguaje

corriente.

Este uso está de acuerdo con el uso legal, pues en términos jurídicos coadyuvante es aquella persona que interviene en un juicio para

ayudar a alguna de las partes. La coadyuvancia se caracteriza porque quien coadyuva no realiza una acción distinta a la del órgano

competente sino que contribuye a su realización.

El Colegio Académico también decidió que era importante determinar el significado de “procurar”, ya que podría pensarse que su

mención no vinculaba al órgano o instancia a realizar el contenido de la competencia, o que carecía de la obligación, lo cual implicaría

que la acción de procurar fuera una declaración de buena voluntad.

Es conveniente determinar que no fue el significado con el cual se usó en este Reglamento, sino que la palabra procurar implica que se

ha otorgado una competencia por otro órgano, en este caso el Colegio Académico, y que la instancia a quien se le otorgó debe de

realizar ciertos actos para cumplir y optimizar el contenido de la competencia atribuida.

8

TRANSITORIOS

Se pretende que el Reglamento forme parte del sistema de normas en la Universidad; por esta razón, se abrogan, es decir, se cancela

la validez de todas las disposiciones que se opongan al mismo.

Es obvio que quedan abrogadas todas las disposiciones que los órganos de la Universidad, incluyendo al propio Colegio, han expedido

y que entren en conflicto con las disposiciones del Reglamento.

Para lograr la sistematización aludida se debe de considerar, también, que algunas disposiciones contenidas en reglamentos

aprobados por el Colegio se repiten en este Reglamento y, si bien no quedan derogadas, subsiste un problema de redundancia; en

virtud de la materia del Reglamento Orgánico se debe sugerir la modificación de los otros reglamentos.

Debido a que en la actualidad existen titulares de algunas instancias, en especial Coordinadores de Estudios de Licenciatura o de

Posgrado, Jefes de Área y Secretarios Académicos que no satisfacen los requisitos señalados en este Reglamento, como pueden ser,

entre otros, los relativos a nacionalidad o estado migratorio y a la categoría de profesor ordinario de tiempo completo por tiempo

indeterminado, se concedió un plazo para que se proceda a sustituirlos; es preciso aclarar que con esta facultad podrán ser ratificados

quienes en la actualidad no cumplan los requisitos, pero que al terminar el plazo ya los satisfagan.

DE LAS REFORMAS RELACIONADAS CON EL PATRONATO, TESORERO GENERAL Y CONTRALOR

(Aprobadas por el Colegio Académico en la Sesión No. 110, celebrada el 22 de noviembre de 1990)

1

MATERIA DE LAS REFORMAS

Se consideró conveniente proponer una reforma al Reglamento Orgánico de la Universidad Autónoma Metropolitana y no un

Reglamento independiente sobre las competencias del Patronato, en atención a la similitud del universo de discurso el cual se refiere al

desarrollo normativo de competencias de órganos e instancias de la Universidad.

2

CRITERIOS UTILIZADOS

Se utilizaron los mismos criterios que en la elaboración del Reglamento Orgánico; sin embargo, se consideró pertinente destacar los

relacionados con el carácter orgánico y el de desconcentración funcional y administrativa.

2.1 Criterio orgánico

A partir de este criterio se decidió incorporar en el Reglamento Orgánico las competencias del Patronato y de sus instancias de

apoyo, por ser éste el ordenamiento en donde se desglosaron y precisaron inicialmente las competencias establecidas en la Ley

Orgánica para los demás órganos e instancias universitarias. De esta manera se obtiene un documento normativo en el cual

aparece el núcleo de normas de competencia en la Universidad.

En la desagregación de competencias se tuvo presente la característica financiera de las actividades del Patronato como

fundamental en su actuación universitaria y el propósito de apoyar las funciones académicas. Con esta precisión se orientó el

principio de respeto a las competencias de otros órganos en aspectos diferentes, por ejemplo, académicos, administrativos,

técnicos y legales. Una de esas competencias es la del Rector General como representante legal de la Institución para celebrar

contratos y convenios, por lo cual se procuró que las disposiciones del Reglamento propicien un óptimo ejercicio de dicha

competencia con la participación del Patronato o de sus instancias de apoyo.