Previous Page  8 / 34 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 8 / 34 Next Page
Page Background

14

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

2.4

Se pretende a través de nuevas disposiciones mantener en la Junta Directiva una correspondencia con las áreas de conocimiento que

integran las divisiones de la Universidad; esto implica que habrá dos miembros de las áreas de conocimiento de las divisiones de

Ciencias Básicas e Ingeniería, de Ciencias Biológicas y de la Salud y de Ciencias y Artes para el Diseño y tres de las divisiones de

Ciencias Sociales y Humanidades. Esto también exige que sólo se pueden proponer candidatos del área de conocimiento respectiva en

el procedimiento correspondiente. Se enfatizó la conveniencia de procurar que dos o más miembros de la Junta Directiva no provengan

de la misma División, orientación que se considera válida respecto al número mínimo de miembros del personal académico de la

Universidad integrantes de ese órgano colegiado. Asimismo, se consideró deseable el balance entre las Unidades respecto de los

miembros del personal académico de la Universidad que integren la Junta Directiva.

2.5

Con la intención de lograr consenso en la designación de miembros de la Junta Directiva y de cumplir la exigencia de la Ley Orgánica de

elegir anualmente a uno de ellos, se estableció como principio de votación el de la mayoría de los miembros presentes. Este principio se

atenúa cuando no se logra la designación en una primera votación; en este caso se procede a una segunda entre los dos candidatos

que hubiesen obtenido mayor cantidad de votos y si tampoco se tiene la designación, entonces se vota por mayoría simple para

garantizarla.

Por otra parte, la modalidad en la votación que exige la mayoría de los miembros presentes no se aplica cuando existe un sólo

candidato; en este caso procede tomar la decisión por mayoría simple de votos, la cual garantiza una decisión, aun cuando no la

designación. Si no se da ésta, se inicia un nuevo procedimiento con tal propósito.

DE LAS REFORMAS RELACIONADAS CON LAS COMPETENCIAS DE LOS CONSEJOS ACADÉMICOS

(Aprobadas por el Colegio Académico en la Sesión No. 115, celebrada el 11 de marzo de 1991)

Las presentes reformas se refieren al registro público de los aspirantes en todos los casos de designación de órganos personales de gobierno, a los

procedimientos de auscultación, a las modalidades de votación de los órganos colegiados que designan y, por último, a subsanar una carencia en

torno de la instancia respectiva para conocer de las terminaciones anticipadas de los mandatos, cuando éstas sean por renuncia expresa.

Con el fin de contribuir a la claridad en los procesos de designación de órganos personales de la Universidad y por considerar que la

aspiración a ocuparlos estará siempre guiada por la propuesta de proyectos de gestión académica susceptibles al debate entre los

universitarios, se consideró conveniente que con anterioridad a la auscultación reglamentaria para la integración de las ternas -para los Jefes

de Departamento y Directores de División- y de las listas de aspirantes de los Consejos Académicos que integran para el caso de los

Rectores de Unidad -se establezca un plazo para el registro de carácter público- de los aspirantes a ocuparlos. El registro es un derecho que

se extiende a todos los miembros de la comunidad. Por lo que se estimó pertinente que, en todos los casos, los aspirantes sean registrados

ante la instancia respectiva, presentando curriculum vitae y carta de aceptación.

Hacer del conocimiento de la comunidad la aspiración a ocupar estos cargos contribuye, por una parte a eliminar una cierta etapa de secreto

innecesaria por parte de los aspirantes y, por la otra, al acotamiento de una facultad expresa discrecional de los órganos que integran ternas

o listados de candidatos, misma que, aunque conveniente, no debe quedar abierta en términos absolutos.

Como consecuencia de lo anterior los Consejos Académicos enviarán al Rector General la lista de candidatos a la terna para Rector de

Unidad de entre los aspirantes registrados en el plazo establecido por él en su convocatoria.

Los Rectores de Unidad auscultarán a la comunidad, para integrar las ternas de Directores de División y Jefes de Departamento, de entre los

aspirantes registrados en el plazo establecido por ellos en su convocatoria.

Los procesos de auscultación, cruciales en las decisiones colegiadas para designar y en las que corresponden a los personales en la

integración de ternas, son mecanismos de información muy importantes para normar académicamente los criterios de los que en ellas

participan. Dado que la comunidad universitaria es muy compleja, este instrumento de información debe perfeccionarse dando cuenta a un

nivel de desagregación mayor que el actual, la composición intrasectorial de los que se manifiestan en sus modalidades cuantitativas.

En el proceso de designación de Directores de División y Jefes de Departamento se reconoce expresamente la facultad implícita de los

órganos colegiados respectivos, de analizar si los integrantes de las ternas propuestas por los Rectores de Unidad reúnen los requisitos para

ser órgano personal y se establece como modalidad de votación la de mayoría simple que contenga al menos un tercio de los votos de los

miembros presentes, votación que se estimó adecuada para garantizar la permanencia de los tres candidatos durante todo el proceso de

votación, por una parte, y la obtención de un mínimo de votos en favor para ser designado, por la otra.

Con objeto de mantener una coherencia reglamentaria bajo el principio de que si el órgano personal ha sido designado por un órgano

colegiado es ante éste responsable de sus decisiones, se consideró necesario normar que cuando un órgano personal por voluntad expresa

decida renunciar a su cargo, deberá comunicar esta decisión al órgano colegiado que lo designó y éste conocerla. Al agregar esta

particularidad a la reglamentación existente se subraya el grado de responsabilidad de los órganos personales ante los colegiados, principio

fundamental de la estructura de gobierno de la Universidad.

DE LAS REFORMAS RELACIONADAS CON LAS FACULTADES DEL PATRONATO, TESORERO GENERAL Y CONTRALOR

(Aprobadas por el Colegio Académico en la Sesión No. 233, celebrada el 28 y 29 de noviembre de 2001)

1

ORIGEN Y PROPÓSITO DE LAS REFORMAS

El Colegio Académico, con el propósito de mejorar el funcionamiento del Patronato, Tesorero General y Contralor, determinó la

conveniencia de revisar en forma integral sus facultades y obligaciones, así como el vínculo operativo que existe entre ellos y el que

debe existir con el Rector General.

Con base en ello, las reformas procuran brindar mayor certeza en el ejercicio de las facultades y en el cumplimiento de las obligaciones

que se establecen para el Patronato y sus instancias de apoyo, por lo que se consideró necesario sentar las bases para una adecuada

supervisión y un control oportuno, particularmente de las que repercuten en el patrimonio de la Institución. Asimismo, se proporciona el

marco para que el Patronato desarrolle algunas de sus competencias mediante la emisión de lineamientos.

2

CRITERIOS NORMATIVOS

En la elaboración de las presentes reformas se observó el principio de desconcentración funcional y administrativa, con el cuidado de

no exceder el marco proporcionado por la Ley Orgánica ni contravenir otros ordenamientos expedidos por el Colegio Académico.