Reglamento de Planeación. Universidad Autónoma Metropolitana.

69 __________________________________________________________________________________________________________________________________________ LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA REGLAMENTO DE PLANEACIÓN EXPOSICIONES DE MOTIVOS 1 NOMBRE Y DEFINICIÓN DEL UNIVERSO DE DISCURSO DEL REGLAMENTO El presente ordenamiento ha sido denominado “Reglamento de Planeación de la Universidad Autónoma Metropolitana” por contener normas sustantivas, de competencia y orgánicas relacionadas con las actividades de planeación en esta Universidad. Aun cuando el nombre del Reglamento alude a la temática de la planeación en diversos aspectos, se consideró pertinente caracterizar el concepto de planeación en la Universidad en virtud de las distintas teorías existentes al respecto. Las características centrales aluden a las siguientes actividades: 1 Sistematización de acciones para lograr el objeto de la Universidad; 2 Definición de los marcos normativo y axiológico; 3 Elaboración de la visión diagnóstica; 4 Formulación de la visión a futuro; 5 Definición de objetivos y metas; 6 Establecimiento de prioridades; 7 Señalamiento de estrategias; y 8 Fijación de criterios para la evaluación. Si bien se precisan posibles actividades en las tareas de planeación, tal precisión no implica la obligación de cumplir con todas y cada una de ellas cuando algún órgano o instancia de la Universidad se involucra en el proceso de la planeación. En consecuencia, no siempre se inician dichas actividades con el diagnóstico, pues las circunstancias, los propósitos y los avances institucionales pueden coadyuvar a definir las actividades a desarrollar en un tiempo y lugar determinados. Así, en algunas ocasiones será recomendable fijar los objetivos y metas y, en otras, emprender las tareas de evaluación y el establecimiento de las consecuencias respectivas. En la definición del universo de discurso se advirtió la relación del Reglamento de Planeación con las normas de presupuestación y se asumió que la diferencia fundamental es de materia. Mientras en el primero lo más importante es la determinación de escenarios futuros, en el segundo importa la asignación de recursos económicos para los programas a desarrollar. Se considera en el Reglamento la intersección entre los dos universos de discurso constituida por los programas, puesto que en ellos se contiene la fijación de objetivos, prioridades y metas y la estimación de recursos para su cumplimiento. La determinación de prioridades en la planeación orienta en forma concreta la dirección y racionalidad del quehacer universitario y es una tarea compleja, ya que es necesaria la referencia a criterios para jerarquizar las acciones a realizar. Sobresale entre los criterios valorativos los de orden académico, y entre los instrumentales los recursos económicos y los apoyos institucionales necesarios para la obtención de resultados. Se pretendió comprender a la planeación con base en su carácter sistemático como un conjunto de acciones racionales, completas, consistentes y con diversos grados de articulación. Por otro lado, el presente Reglamento no pretende ser un manual de planeación, sino un conjunto de normas a partir de las cuales los órganos universitarios deben planear en sus respectivos ámbitos de competencias. Por lo anterior se consideró, entre los propósitos más importantes de la planeación, orientar las actividades académicas universitarias y dar continuidad a las mismas en la dirección seleccionada para lograr un crecimiento y desarrollo institucional sostenido y congruente. Los principales componentes de los marcos normativo y axiológico de la planeación en la Universidad Autónoma Metropolitana se dan tanto en la Ley Orgánica como en las Políticas Generales y en la reglamentación expedida por el Colegio Académico, como es el caso de la presente. En base a la estructura orgánica de la Universidad se tomó la decisión de regular los siguientes tres ámbitos: institucional, de Unidad y divisional. La institucional se refiere a la forma de ser pretendida para la Universidad como ente colectivo y único y con las orientaciones del Colegio Académico y del Rector General a los demás órganos e instancias de la Institución en sus diversos ámbitos de competencia. La de Unidad se definió con base a los marcos normativo y axiológico para armonizar las actividades en las unidades universitarias, y la competencia para realizarla es de los Consejos Académicos. La divisional, con la participación de los departamentos, de las áreas y de los miembros del personal académico, corresponde a los Consejos Divisionales. En todo caso se consideró fundamental destacar el principio de aspirar a la direccionalidad bajo la modalidad de preservar la diversidad entre las áreas, los departamentos, las divisiones y las unidades. De los conceptos anteriores se deriva que la planeación en la Universidad Autónoma Metropolitana no es una simple acumulación de documentos de planeación de diversos órganos, ya que ésta se desarrolla de distintas maneras según los ámbitos material, espacial y personal de validez, cualificados por la estructura prevista en la Ley Orgánica y precisada en el Reglamento Orgánico de la Institución. Así, la planeación en las divisiones se basa principalmente en los programas anuales de trabajo de los miembros del personal académico, los cuales son considerados en la planeación de las áreas, de los departamentos, del Director de la División y luego por los Consejos Divisionales para decidir las orientaciones del funcionamiento y desarrollo divisional. Es participativa por la relevancia de la acción de profesores, áreas y departamentos en la planeación de la organización académica divisional. Diferente es la planeación del Colegio Académico y de los Consejos Académicos porque su naturaleza y sus propósitos no requieren la participación de otros órganos e instancias, aunque sí la de quienes integran estos órganos colegiados. 2 CRITERIOS OBSERVADOS EN LA ELABORACIÓN DEL REGLAMENTO Una vez determinado el universo de discurso para legislar en materia de planeación, se estimó conveniente precisar los criterios con base en los cuales se orientaría la actividad legislativa. Entre ellos se destacaron los siguientes: 2.1 Desconcentración funcional y administrativa Este criterio prescrito en la Ley Orgánica para la organización universitaria a través de sus unidades, sirvió para asignar expresamente algunas competencias de planeación a órganos de las unidades y evitar la injerencia de los demás órganos en

RkJQdWJsaXNoZXIy NDU3NjI=