Previous Page  2 / 6 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 2 / 6 Next Page
Page Background

58

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

tales actividades. Se procuró consolidar la esfera de autonomía técnica de órganos e instancias de las unidades y, por lo tanto,

no establecer controles o revisiones por órganos de superior jerarquía sobre tales decisiones en materia de planeación.

2.2 Respeto a las competencias

Aunado al principio de desconcentración funcional y administrativa se contempló el de respetar las competencias de los órganos

de la Universidad y el de que cada órgano tiene facultad para planear sobre sus propias competencias. Así, ningún órgano puede

determinar las acciones de planeación de otro u otros, más que las establecidas en la propia legislación. Estos principios

contribuyeron a respetar la esfera técnica de acción de los órganos universitarios y a guiar sus acciones.

2.3 Reconocimiento de prácticas

Este criterio se aplicó para reconocer prácticas existentes en la Universidad sobre la materia de planeación, en la medida en que

no se opongan a las disposiciones de la propia Institución y hayan producido consecuencias favorables. Así, se recoge la de

establecer Políticas Operacionales y Operativas para ciertos rubros; la de emitir lineamientos para las unidades por los órganos

colegiados respectivos; la de procurar la vinculación de las labores de planeación con las de presupuestación y de conservar los

respectivos universos de discurso y la de elaborar documentos de planeación.

2.4 No repetir disposiciones establecidas en otros ordenamientos

La aplicación de este criterio coadyuva al logro de un sistema normativo universitario sin repeticiones. Además, propicia el

respeto a las competencias en materia de planeación previstas en la reglamentación universitaria principalmente en la Ley

Orgánica y en el Reglamento Orgánico. Se estimó que si un órgano tiene una competencia expresa, tiene igualmente la implícita

de planear sobre la forma en que la puede o la debe desarrollar. Así, se simplificó la tarea legislativa y se logró una

reglamentación útil y necesaria.

2.5 Jerárquico normativo y sistematización interna

El presente Reglamento se ubica en el mismo nivel jerárquico de las demás disposiciones reglamentarias expedidas por el

Colegio Académico, lo cual fue motivo para buscar la coherencia con tal normatividad y respetar las normas jerárquicamente

superiores, entre las cuales se encuentra la Ley Orgánica de esta Universidad. Por otra parte se tuvo el propósito de lograr una

sistematización interna entre sus preceptos, con las características propias de un conjunto normativo sin conflictos, lagunas ni

redundancias.

3

ESTRUCTURA DEL REGLAMENTO

El Reglamento contiene cinco capítulos. En el primero se reglamentan disposiciones generales y tiene el propósito de indicar la forma

de comprender el tema de la planeación por parte de la Universidad. En él se refleja la estructura orgánica de la Institución y los

principales criterios para regular las actividades de planeación.

En el segundo Capítulo se reglamenta la planeación institucional cuya materia se determina en función de los objetivos que se

pretenden; así, los ámbitos espacial, material y personal se aplican en toda la Universidad y se especifican en función del desarrollo

coherente y armónico de todas las actividades en la Institución, de su vinculación con la presupuestación, de la captación de recursos y

de la adecuación de la estructura administrativa para generar condiciones propicias de desarrollo institucional. Esta planeación

compete al Colegio Académico y al Rector General y lo pueden hacer en diversos documentos de planeación y en diferentes tiempos.

Se establece como competencia del Colegio Académico la de emitir Políticas Operacionales cuyo objetivo es el de concretar las

Políticas Generales de la Universidad, en forma cuantitativa, personal, temporal o material y cuyo propósito es también servir de guías

de acción a los demás órganos e instancias de la Institución.

En el tercer Capítulo se establecen las reglas sobre la planeación de las unidades. Estas tienen por objetivos armonizar la organización

académica, propiciar un desarrollo coherente de las funciones de la Unidad y vincular las actividades de planeación con las de

presupuestación. Dichas acciones se ubican dentro de la competencia de los Consejos Académicos.

En el cuarto Capítulo se alude normativamente a la planeación divisional la cual se desarrolla con la intervención de los miembros del

personal académico a través de los planes anuales de actividades académicas, las áreas, los departamentos y demás órganos e

instancias de la División, para culminar con las decisiones sobre la planeación de los Consejos Divisionales como un marco de

referencia bajo el cual se desarrollarán las competencias, funciones o actividades de quienes participaron en los procesos

correspondientes.

En el quinto Capítulo se establecen disposiciones sobre las actividades de evaluación como una de las etapas del proceso de

planeación. El propósito de la evaluación, es medir el desarrollo de los programas autorizados en todos y cada uno de sus aspectos y,

en su caso, establecer las consecuencias procedentes. Al estatuir reglas de evaluación se pretende crear y fomentar una actitud crítica

hacia los programas y las acciones tendientes a su desarrollo. Los resultados de esta actitud retroalimentarán el proceso integral de

planeación y propiciarán su optimación. Se considera indispensable iniciar una tradición en el proceso de evaluación del quehacer

universitario y se establece como un medio adecuado la formulación de dictámenes de evaluación, los cuales deberán ser emitidos

periódicamente por los órganos e instancias.

DE LA ADICIÓN, CON UN CAPÍTULO DE EVALUACIÓN EXTERNA

(Aprobada por el Colegio Académico en la Sesión No. 135, celebrada los días 24 de febrero, 1, 8 y 19 de marzo de 1993).

GENERALIDADES

Con la intención de buscar el mejoramiento constante en la realización de las actividades de la Universidad Autónoma Metropolitana se

aprobó esta adición al Reglamento de Planeación en el rubro de evaluación. Uno de los motivos de esta adición ha sido la discusión de

Políticas Operacionales sobre los planes y programas de estudio de posgrado y la idea asociada de contar con evaluaciones adecuadas

respecto de esas actividades. Por estas razones se consideró importante proponer un cambio en las directivas existentes en el ámbito de

evaluación e iniciar la de carácter externo, cuya ventaja fundamental radica en el juicio de quienes no se encuentran involucrados en la

operación del objeto a evaluar.