Previous Page  2 / 6 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 2 / 6 Next Page
Page Background

64

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

En el primer Capítulo se consideró que una de las decisiones relevantes en la formulación del Reglamento fue establecer cuatro tipos

de programas en la Universidad que son los de investigación, docencia, preservación y difusión de la cultura y apoyo institucional, para

la elaboración del presupuesto. Con esta decisión se pretende ser más realistas en cuanto a las erogaciones de la Universidad en cada

una de las actividades asignadas por la Ley Orgánica, bajo el principio de que la mayoría de las actividades de apoyo se realizan en

función de las primeras. La distinción tradicional de funciones sustantivas y adjetivas se pretende eliminar en la medida en que las

actividades de apoyo tienen su razón de ser en virtud de estar integradas a las de docencia, investigación y preservación y difusión de

la cultura.

Asimismo se decidió que los programas se elaborarán de acuerdo con la estructura orgánica de la Universidad. En este sentido

existirán programas en las Áreas de Investigación, los cuales considerarán los planes anuales de los miembros del personal académico

y, de acuerdo con la planeación universitaria, se incorporarán para efectos presupuestales. Los programas de las áreas habrán de ser

considerados en la presupuestación de los programas departamentales y así hasta llegar a la presupuestación de la Universidad que le

corresponde autorizar al Colegio Académico.

Se estimó conveniente destacar la importancia de fijar prioridades en la elaboración de los programas y en la autorización del

presupuesto con base en la planeación de la Universidad. En efecto, señalar dichas prioridades, independientemente de que no se

cuente con los recursos financieros para atenderlas, implica una decisión sustentada en criterios académicos sobre el rumbo de la

Universidad por parte de quienes conocen y participan en forma relevante en las acciones universitarias. La presupuestación por

programas facilita también el control y evaluación del gasto y se logra mayor claridad en el manejo de los recursos financieros de la

Universidad. Otro objetivo asignado a la elaboración del presupuesto por programas y a la definición de prioridades es facilitar la

negociación y obtención de recursos adicionales para el desarrollo de las actividades universitarias, así como establecer lineamientos

para la aplicación de esos recursos cuando se obtengan, sin que ello implique la invasión de competencias de otros órganos de la

Universidad, en materia de planeación o presupuestación.

La planeación universitaria se considera en el proceso de presupuestación junto con las demás variables previstas en el artículo 7 del

Reglamento. Esto conlleva a la necesidad de formular un presupuesto realista y elaborar los programas con base en la información

relevante en la situación social de la Universidad y en el desarrollo de la investigación en las áreas.

El segundo Capítulo se refiere al ejercicio del gasto en el cual se distingue entre ejercicio presupuestal y aplicación de recursos no

considerados en el presupuesto autorizado por el Colegio Académico. A este respecto se estimó pertinente destacar la diferencia entre

ingresos adicionales obtenidos de la Federación y otros ingresos acordados para determinados objetivos, ninguno de los cuales se

encuentran previstos en el presupuesto. En relación con los primeros se resolvió que el Colegio Académico debe fijar prioridades de

carácter general, con base en la planeación universitaria, para su asignación, y que ésta le correspondía al Rector General. También se

determinó que los remanentes serían aplicados por dicho órgano personal, en consulta con los Rectores de Unidad, y de acuerdo con

las prioridades definidas por el Colegio Académico.

El ejercicio presupuestal se definió en forma exhaustiva a través de un conjunto de acciones y se tuvo la preocupación especial de

señalar, también en forma exhaustiva, el ejercicio presupuestal en materia de prestación de servicios personales. Si bien el

presupuesto autorizado tiene la función de ordenar la aplicación de recursos, se establecieron tres excepciones a este principio: las

transferencias presupuestales, las adecuaciones presupuestales y la autorización con cargo a resultados. La primera consiste en

autorizar la aplicación de recursos asignados a un programa para lograr los objetivos de un programa diferente. La segunda excepción

se relaciona con la autorización de recursos en virtud de ajustes a los programas o a los calendarios de metas o financieros. La tercera

alude a la autorización para aplicar recursos en renglones en los cuales no se cuenta con presupuesto disponible.

Respecto de la prohibición de transferir a gastos de operación recursos asignados a gastos de inversión se consideró conveniente

explicar que los gastos de conservación y mantenimiento están comprendidos en los de inversión; con esta aclaración se precisa que

los gastos de operación se pueden transferir a gastos de conservación y mantenimiento.

El ejercicio presupuestal implica la obligación de cubrir los compromisos durante la vigencia para la cual se estableció; una excepción a

este principio es la de cubrir en época distinta cierto tipo de compromisos. Se trata de los compromisos devengados. Estos se

caracterizan por haber sido autorizados durante la vigencia del presupuesto, no haberse cumplido en dicha vigencia y, además, porque

deben ser pagados con cargo al presupuesto conforme al cual se autorizó. Para la procedencia de este pago se requiere acreditar, con

la documentación respectiva, el compromiso que vincula a la Universidad de acuerdo con el artículo 13 del Reglamento; si no se

acredita, el pago se cargará al nuevo presupuesto.

Dentro del ejercicio presupuestal relacionado con la aplicación de recursos a remuneraciones personales se destaca la prohibición de

realizar con una misma persona contrataciones incompatibles de naturaleza laboral. La incompatibilidad se define en función de los

objetivos que se persiguen con las diferentes contrataciones; así, por ejemplo, entre una contratación de ayudante y de profesor.

El Capítulo Tercero se refiere al control y evaluación del gasto. La primera de las actividades se encuentra prevista en la Ley Orgánica

en cuanto establece la competencia del Contralor de supervisar los asuntos financieros de la Universidad. Se estatuye, como una

consecuencia de dicha actividad, la competencia de evaluar el ejercicio presupuestal y de definir las acciones procedentes según los

resultados de la evaluación. Esta, por referirse en sentido estricto a actividades financieras, tiene características diferentes a la

evaluación en el proceso de planeación.

REFORMA RELACIONADA CON LA APROBACIÓN DEL PRESUPUESTO

(Aprobada en la sesión 404 del Colegio Académico, celebrada el 17 de noviembre de 2016)

En virtud de la relevancia que tiene para la Universidad la autorización anual del presupuesto de ingresos y egresos, así como por lo

trascendente que resulta para el logro de sus objetivos, se determinó que para propiciar las condiciones que permitan la debida revisión

y evaluación integral de las necesidades institucionales, y una mayor participación de la comunidad universitaria, el Colegio Académico

debe ejercer la competencia que tiene para analizar, discutir y autorizar el presupuesto, en una sesión convocada para tratar ese punto,

exclusivamente. Para normar esta condición se reformaron los artículos 8 y 9.

Asimismo, se consideró conveniente aclarar y tener presente que en la competencia del Colegio Académico para aprobar en definitiva

el proyecto de presupuesto formulado por el Patronato, está implícita la potestad de realizar los ajustes que estime pertinentes para

equilibrar los programas de docencia, investigación, preservación y difusión de la cultura, y apoyo institucional.