Previous Page  2 / 8 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 2 / 8 Next Page
Page Background

218

___________________________________________________________________________________________________________________________________________

LEGISLACIÓN UNIVERSITARIA

La revalidación establecida en el Reglamento puede ser parcial o total; la parcial se instrumenta en los casos en que los

interesados pretenden realizar sus estudios de licenciatura o de posgrado en la Universidad, obteniendo de ella la validez de los

estudios realizados en otra institución, de tal manera que no se vean en la necesidad de cursar la totalidad de las unidades de

enseñanza-aprendizaje del plan correspondiente, de acuerdo con los límites que el propio Reglamento marca; por esta razón, el

artículo 5 alude que “La revalidación parcial tiene el exclusivo propósito de permitir la conclusión de los estudios de licenciatura o

de posgrado que se imparten en la Universidad”.

La revalidación total, en cambio, se instrumenta cuando los interesados pretenden realizar estudios de maestría o de doctorado

en la Universidad y para lo cual requieren que se les otorgue validez global a los estudios de licenciatura o de maestría que han

concluido en otra institución.

Se consideró que no era necesaria la admisión como alumno en la Universidad para presentar la solicitud de revalidación,

excepción hecha de las carreras con cupo limitado. La revisión y calificación de procedencia que realiza la Secretaría General

conforme al artículo 11, no implica una resolución. Esta última es competencia exclusiva de los Consejos Divisionales según lo

establece el artículo 2.

Algunos de los documentos escolares que se exigen a los solicitantes deben encontrarse certificados; esta certificación la otorga

la institución de procedencia a través de los funcionarios o entidades responsables de acuerdo con las disposiciones que rigen a

dichas instituciones. Si se trata de documentos expedidos por instituciones extranjeras, se exige que se encuentren legalizados;

la legalización está sujeta a las normas nacionales expedidas al respecto por las autoridades competentes.

Por lo que se refiere al plan de estudios que los interesados deben presentar, se destacó que no se trata simplemente de exhibir

un listado de materias o meras descripciones globales de la licenciatura; por ello, en el artículo 14 se plantea el análisis de los

documentos en función de un número exhaustivo de factores, entre los cuales se incluyen los relativos a los objetivos, la

estructura y los contenidos del plan de estudios. Los factores están referidos a los contenidos normativos de los planes y

programas de estudio de la Universidad y constituyen elementos de juicio que permiten a las comisiones emitir su dictamen y a

los Consejos Divisionales su resolución. Al respecto, se aclaró que para otorgar la revalidación no se requiere necesariamente la

satisfacción plena de todos ellos; es decir, el hecho de que alguno de los factores no se considere cumplido, no debe implicar

necesariamente la negación de la revalidación.

La igualdad académica a la que se alude en el Reglamento constituye la base para emitir las resoluciones tanto de revalidación

como de establecimiento de equivalencias y de acreditación de estudios. Al señalar que no necesariamente deberá existir

relación unívoca entre las unidades de enseñanza-aprendizaje, se pretendió abrir la posibilidad de que la igualdad pueda

determinarse de diversas maneras, mediante las combinaciones posibles, y no únicamente con la rigidez que implica la

determinación uno a uno. Esto significa que la igualdad puede determinarse entre grupos de unidades de enseñanza-aprendizaje,

entre dos y una, entre una y tres, etc.

3.2 Establecimiento de equivalencias

El artículo 64 de la Ley Federal de Educación establece que “los estudios realizados dentro del sistema educativo nacional

podrán declararse equivalentes entre sí por tipos educativos, por grados escolares o por materias...”. El presente Reglamento

recoge esta misma definición, con el agregado de que el establecimiento de equivalencias que se instrumente tendrá el exclusivo

propósito de concluir estudios de licenciatura o de posgrado en la Universidad. Lo anterior permite identificar que los solicitantes

de este servicio, serán únicamente quienes hayan realizado estudios de tipo superior en instituciones que forman parte del

sistema educativo nacional.

A diferencia de la revalidación, que puede ser parcial o total, el establecimiento de equivalencias de estudios siempre es parcial,

dentro de los límites del 10% y 40% de los créditos que marca el artículo 32 del Reglamento. Al señalar estos límites, se recogió

la experiencia lograda en la aplicación del Reglamento de Estudios Superiores a Nivel de Licenciatura.

La competencia que los artículos 20, 35 y 47 atribuyen a los Consejos Divisionales para determinar la manera en que se

realizarán las revalidaciones, el establecimiento de equivalencias y las acreditaciones de estudios que comprendan a más de una

División de la Universidad, implica que los órganos involucrados determinarán, de común acuerdo, quién, cuándo y cómo se

atenderán las solicitudes presentadas, sin contravenir lo dispuesto en el Reglamento.

3.3 Acreditación

Con etapas similares a las determinadas en los procedimientos de revalidación y establecimiento de equivalencias de estudios, la

acreditación se establece como un servicio escolar orientado a los alumnos de la Universidad que pretenden cursar una segunda

carrera y para los que se cambien de carrera o de Unidad a la misma carrera. En este sentido el artículo 37 es limitativo y por

tanto no cabe ninguna otra posibilidad de acreditación; así de estos supuestos no se puede derivar que los alumnos dados de

baja definitiva en la UAM puedan solicitar acreditación.

En los tres procedimientos establecidos, la Secretaría General de la Universidad, de acuerdo con la competencia contenida en el

artículo 60, fracción III del Reglamento Orgánico, se encarga de recibir las solicitudes y de calificar su procedencia; esta

calificación no implica el análisis académico de los documentos presentados sino la revisión administrativa y formal que permite

identificar cuáles solicitudes cumplen con los requisitos reglamentarios.

El Reglamento establece una obligación para los presidentes de los Consejos Divisionales, consistente en incluir como un punto

del orden del día de la siguiente sesión del Consejo Divisional, los dictámenes de revalidación, de establecimiento de

equivalencias o de acreditación de estudios que les hayan enviado las comisiones correspondientes. Al respecto, se decidió

orientar que la programación de dicha sesión se realice en las fechas en que se pueda beneficiar al mayor número de

solicitantes, entendiendo por ello el hecho de evitar que “pierdan” más de un trimestre lectivo en sus trámites.

En virtud de que algunas licenciaturas que ofrece la Universidad se estructuran de manera muy similar hasta trimestres

avanzados, se decidió que el límite máximo de acreditación que se puede alcanzar es el de un 75% del total de créditos del plan

correspondiente.