Table of Contents Table of Contents
Previous Page  7 / 25 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 7 / 25 Next Page
Page Background

[Semanario de la UAM | 20•03•2017]

7

SOCIEDAD

El trabajo de científicos y divulgadores

debe ir más allá de la mercadotecnia

Mina Konigsberg Fainstein dictó

la

Conferencia: La verdad científica

vs. la verdad publicitaria

Ángeles Anzo Escobar

E

l trabajo de investigación desarrollado por años pue-

de ser distorsionado en breve tiempo por la merca-

dotecnia, por lo que es fundamental la mancuerna

entre el investigador y el divulgador para acercar la ciencia

a la sociedad mediante canales de difusión que permitan

ganar la batalla a la desinformación, sostuvo la doctora

Mina Konigsberg Fainstein.

Al participar en el

4to. Simposio de divulgación, ciencia

y medios de comunicación

, la profesora del Departamento

de Ciencias de la Salud de la Unidad Iztapalapa de la

Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) refirió que

una labor adecuada de divulgación interesará a niños y jó-

venes en los temas científicos.

Como ejemplo de deformación de la información, la es-

pecialista en envejecimiento celular citó el caso de los an-

tioxidantes, que por sus propiedades pueden retrasar los

procesos degenerativos, ya que su función es contrarrestar

parte de los efectos de los radicales libres, responsables de

la oxidación de las células.

La mejor forma de obtener estas moléculas es por me-

dio de la dieta, principalmente por las vitaminas –C, E y A–

o los minerales –zinc, selenio, manganeso y cobre– pero en

el comercio proliferan pastillas, cremas o suplementos que

prometen combatir los resultados de la vejez, respondien-

do más a criterios de la mercadotecnia.

En la mayoría de los casos no es necesario tomar suplemen-

tos adicionales, pues basta con comer porciones de fruta o ver-

dura adecuadas para adquirir los ingredientes vitamínicos útiles

para las células, ya que un exceso también podría ser contra-

producente, apuntó la investigadora al dictar la

Conferencia

magistral: La verdad científica vs. la verdad publicitaria.

El mecanismo de acción de los antioxidantes es “rega-

lar” un electrón al radical libre para neutralizarlo y las vita-

minas, a su vez, se van convirtiendo en estos radicales, pero

eso no se dice “cuando nos venden todos esos productos”

ni que “al tomar gran cantidad de ellos eventualmente po-

demos estar consumiendo prooxidantes.

“Otra cuestión que no mencionan es que estos radicales

también tienen una función en el sistema inmune para de-

fenderse de los patógenos” y que cuando las células comen

una bacteria o un virus, lo tienen que degradar y para ello

producen esas moléculas, por lo que “si no tenemos estos

radicales no se eliminarán” los organismos invasores.

La deficiencia de estos compuestos puede resultar en

enfermedades del sistema inmune, por ejemplo la gra-

nulomatosis, pero esta información llega pocas veces al

consumidor, “lo que significa que sí requerimos su pre-

sencia, pues no nada más son un subproducto que nos

daña, sino que además tienen funciones importantes en

el organismo”, subrayó la investigadora.

Los procesos de envejecimiento se deben a dos causas:

las relacionadas con el genoma o ADN y las que tienen que

ver con aquello que los científicos llaman el exposoma, que

es el efecto de los factores medioambientales, la alimenta-

ción y ciertos hábitos y elementos derivados del estilo de

vida que repercuten en la salud, en especial fumar y falta

de ejercicio, concluyó.

La doctora Alenka Guzmán Chávez, docente del

Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa,

estimó que la divulgación de la ciencia permite la cons-

trucción de redes de conocimiento y el establecimiento

de contacto con quienes reportan los resultados de las

indagaciones.

En esa disciplina existe el reto de llevar a cabo la di-

fusión para llegar a públicos más amplios, aunque debe

tenerse precaución porque “hay empresas que están con-

trolando los negocios de la divulgación” y publicar en las

revistas

Elsevier

implicaría que el artículo “deja de ser una

obra del país”.

Ese binomio

acercaría la ciencia

a la sociedad

mediante canales

de difusión más

efectivos.