Semanario de la UAM. Vol. XXIV No.19 15-Ene-2018

[Semanario de la UAM | 15•01•2018] 4 CIENCIA Las ciudades de México, Veracruz y Puebla duplican su área urbana cada 20 años Sergio Padilla obtuvo el Premio a la Investigación por su estudio sobre formación de metrópolis L as ciudades de México, Veracruz y Puebla duplican su superficie cada 20 años, de acuerdo con un análisis comparativo de los pro- cesos de formación y consolidación urbana desarrollado por el doctor Sergio Padilla Galicia, investigador del Departamento de Evaluación del Diseño en el Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Entre 1970 y 2010 –periodo de estudio– el territorio de la capital del país aumentó en 3.57 veces; 6.9 el de Puebla y 4.33 el de Veracruz, lo que significó incrementos de cada área urbana de 72, 86 y 77 por ciento, en ese orden, aseveró el profesor de la Unidad Azcapotzalco. El autor de Metrópolis México for- mación-consolidación –ganador del Premio a la Investigación 2017 que otorga esta institución– advierte que tales cifras muestran una dinámica “que plantea un mecanismo de trans- formación del suelo rural o natural a urbano, con enormes requerimientos de satisfactores”. Este fenómeno es expresado con rasgos de metropolización, que implica la constitución de aglomeraciones más allá de la urbe tradicional, compacta y autocontenida funcionalmente, así como de suburbanización, caracteri- zada por grandes extensiones de tierra en la periferia a manera de poblamien- to formal e informal y de “rururbani- zación”, originada por la difusión de la vida citadina sobre el medio rural, sobre todo en los casos de México y Puebla. La expansión hacia el perímetro muestra cómo la superficie urbana su- pera los límites administrativos y políti- cos de los municipios que al inicio los contenían, constituyendo zonas conur- badas, precisó el especialista en orde- nación del territorio por la Universidad Politécnica de Madrid, España. Una particularidad de la integra- ción metropolitana –sobre todo en- tre 1990 y 2010– ha sido el modelo disperso y fragmentado, es decir, que el crecimiento y la estructura que- dan diseminados en áreas vastas de fracciones múltiples que representan una proporción significativa en su conjunto. Otro rasgo de esta ampliación es la nula correspondencia con la dinámica demográfica, debido a que la densidad de “la población total en los espacios conurbado y urbano disminuyó en el periodo de análisis de 105 a 65 habitan- tes por hectárea”, una caída derivada del crecimiento hacia los alrededores, donde se localiza la mayoría de frac- cionamientos y colonias populares de asentamientos informales. Este trabajo permitió identificar el aumento incontrolado hacia los subur- bios, con progresión aparente de bra- zos de extensión en ejes direccionales integrados por carreteras de acceso; el desarrollo expansivo y discontinuo generador de huecos o vacíos huma- nos; las condiciones geográficas que moldean y determinan la morfología de las metrópolis, pero sin ser factor de contención; la incorporación de amplias franjas agrícolas y naturales, y la depredación de recursos naturales. La gran dispersión de esas capitales a un ritmo mayor al de la progresión poblacional se ha mantenido durante toda la etapa examinada bajo un mo- delo ilimitado de uso del suelo que es resultado de las fuerzas y los actores del sistema económico, social y políti- co de México en momentos y circuns- tancias específicas diferentes.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDU3NjI=