Semanario de la UAM. Vol. XXIV No.32 16-Abr-2018

[Semanario de la UAM | 16•04•2018] 3 SOCIEDAD La gestión ciudadana del agua evitaría una catástrofe hídrica Un millón 443 mil personas sin servicio regular del recurso en la Ciudad de México L a crisis del agua en la Ciudad de México –una hipótesis hace 15 años– es ahora una realidad con un millón 443 mil personas sin servicio regular, una fuerte dispari- dad entre el poniente, el centro y el oriente, y la afectación de manantiales por la construcción del tren interurba- no México-Toluca, advirtió el doctor Pedro Moctezuma Barragán, investi- gador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Tláhuac, Xochimilco, Milpa Alta y Tlalpan, las delegaciones que producen el líquido, son sin embargo las que ca- recen más de ese recurso natural, ante lo cual es indispensable eliminar el para- digma extractivo para evitar el desecho de cerca de 800 millones de metros cú- bicos en la cuenca que se mezclan con lluvia y fluidos residuales sin tratar. El sistema de tren que conecta las ciudades de México y Toluca “es al- tamente demandante de energía y el sismo del 19 de septiembre del año pasado desnudó esta situación, en particular en el caso de los pozos pro- fundos, generadores de hundimientos diferenciales y regionales”, como han Mesa: Agua , efectuada el 12 de abril https://youtu.be/ZGPCY1nPI1w demostrado científicos y técnicos, agregó el docente del Departamento de Sociología de la Unidad Iztapalapa. En el Foro La Constitución de la Ciudad de México; realidades y retos, el doctor Óscar Monroy Hermosillo, académico del Departamento de Biotecnología de la referida sede uni- versitaria, resaltó que para lograr un acondicionamiento seguro de la in- fraestructura que transporta el recurso a las zonas residenciales debe aplicarse un manejo integral, considerando que la urbe “está construida sobre una cuenca endorreica de 25 ríos que están mezclándose con aguas residuales”. El asunto es apremiante por ser un servicio medioambiental que requie- re un equipamiento adecuado para que se pueda filtrar y tratar antes de su desemboque en la zona urbana –donde su almacenamiento es muy difícil– evitando mayor contaminación y su efectivo reciclamiento, expuso el Profesor Distinguido de la Casa abier- ta al tiempo . La doctora Esther Sotelo Núñez, investigadora del Departamento de Política y Cultura de la Unidad Xochi- milco, coincidió en que una gestión integral de los bienes hídricos “debe desarrollarse sobre una serie de princi- pios: el agua es finita, debe concebirse a partir de ciclos completos y exige la incorporación de actores extra guber- namentales, sociales y públicos”. Esto implica el establecimiento de mecanismos entre gobiernos, organi- zaciones comunitarias y pueblos para revertir las circunstancias por las que “el sistema de distribución en la ciudad es el más caro del mundo”, además de que todas las inversiones, por ejemplo las aplicadas a la construcción de la tercera línea del Sistema Cutzamala, debieran “dirigirse a la cuenca que nos provee del fluido y gestionarla pensando en el sistema natural ecohi- drológico que lo produce”. El doctor Eugenio Gómez Reyes, académico del Departamento de Inge- niería de Procesos e Hidráulica de la Unidad Iztapalapa, subrayó que las ma- las prácticas provocan hundimientos; ruptura de tuberías; nuevas formaciones de lagos alentando su estancamiento y con ello la generación de malos olores; cambios de pendientes y drenajes sin funcionar por efecto de la gravedad, entre otras complicaciones. Para la estabilización del acuífe- ro se requerirá no sólo un buen plan de gestión, sino la contribución de la población, ya que cada persona debe utilizar un promedio diario de 200 litros para evitar daños profun- dos e irreversibles, dijo el profesor en el encuentro, moderado por la doc- tora Analiese Richard, docente de la Unidad Cuajimalpa. El tren interurbano México-Toluca ha afectado manantiales y utiliza gran cantidad de energía.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDU3NjI=