Semanario de la UAM. Vol. XXV No.8 22-Oct-2018

[Semanario de la UAM | 22•10•2018] 9 CULTURA Arreola habría hecho maravillas en el mundo de las redes sociales: Javier Aranda Luna En el Congreso-homenaje expertos recapitularon las facetas del escritor jalisciense C omo poeta Juan José Arreola era “se- mejante al príncipe Saladino, que con su espada era capaz de partir en dos un hilo de seda”, según palabras de Octavio Paz, por lo que las mejores líneas sobre el es- critor jalisciense fueron del Nobel, aseveró el periodista Javier Aranda Luna. El columnista del diario La Jornada partici- pó en el conversatorio inaugural del Congreso- Homenaje Varia Arreola, las invenciones de Juan José a 100 años de su nacimiento , que con un amplio programa organizaron las unidades Azcapotzalco, Iztapalapa y Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); el Centro Cultural Casa Lamm; las universidades Veracruzana, de Guanajuato, de Guadalajara, de California, en Santa Bárbara, Estados Unidos, y El Colegio de México. “La televisión ha sido un foco de atrac- ción y repulsión” para los intelectuales y en la época del autor de Confabulario fue ca- talogada como “la caja idiota” por Carlos Monsiváis, aun cuando algunos aspiraban a ocupar un espacio en ese medio, por lo que Arreola fue “un pionero y un adelantado”, debido a que en ese contexto de animadver- sión “tuvo la capacidad de ser un polo mag- nético para atraer a nuevos lectores” a través de ese instrumento electrónico de difusión. Eso “me hace pensar ¿qué habría hecho Arreola en este mundo de redes sociales donde la comunicación se hace de otra ma- nera?: creo que maravillas”, apuntó el ex edi- tor de la revista Vuelta en el conversatorio inaugural del Congreso-Homenaje, decla- rándose no sorprendido de que la obra del homenajeado haya sido incluida por Jorge Luis Borges en su biblioteca personal, un es- pacio reservado que no devora la moda. De acuerdo con el escritor argentino, Arreola no trabajaba en función de una cau- sa ni se adhirió a alguno de los ismos que parecen fascinar en las cátedras y a los histo- riadores de literatura, sino que dejaba fluir su imaginación para deleite suyo y de todos. Salvador Novo declaró que “el poeta de Zapotlán el Grande fue uno de los más signi- ficativos de nuestro tiempo y esto me parece totalmente cierto”, agregó el ex director del programa radiofónico Vuelta al aire el pa- sado 15 de octubre en el Auditorio Manuel Sandoval Vallarta de la Unidad Iztapalapa. Orso Arreola, director de la Casa Taller Literario Juan José Arreola, con sede en la citada localidad jalisciense, consagró su in- tervención a derrumbar mitos, en particular el referido a que el creador de La feria no tuvo una formación académica sino auto- didacta, una afirmación falsa, “porque los estudios profesionales de teatro que realizó le sirvieron para ser un magnífico maestro frente a grupo, con una capacidad de comu- nicación extraordinaria y la misma aptitud e intención de hacer radio y televisión”. Otra leyenda es que escribió poco y pro- viene de la tendencia a hablar de su obra limitándose a los cinco libros más conocidos, aun cuando Prosa dispersa , una antología de textos publicada incluye los primeros documentos, que datan de 1942, entre ellos gran número de ensayos sobre teatro y artí- culos de prensa y literarios. Además saldrá a la luz pronto una serie de “poemas que hallé de mi padre bajo el título Perdido voy en busca de mí mismo y subtitulada Acuarelas y dibujos de Juan José Arreola , editada por el Fondo de Cultura Económica” , anunció en el encuentro que contó con la participación de amigos y fa- miliares, reunidos para celebrar la vida del narrador, poeta, difusor de la cultura, editor, jugador de ajedrez y pin-pong, y creador de los primeros talleres literarios en los que des- cubrió a Elsa Cross y José Emilio Pacheco. Poesía del autor de Confabulario será publicada en Perdido voy en busca de mí mismo.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDU3NjI=