EN LA RED DE CRISTAL
 
 

Edición y estudio de
Muerte sin fin
de José Gorostiza
 
 
 

Arturo Cantú


 


 

 
Muerte sin fin, de José Gorostiza, se publicó por primera vez en 1939. Es un poema de 775 versos, sólo comparable, por su extensión y poderío intelectual, al Primero sueño de sor Juana Inés de la Cruz. Ambos poemas son las cumbres de la literatura mexicana de todos los tiempos. El de Gorostiza es un poema filosófico sobre la oposición entre la vida y la muerte, entre el sueño de Dios y la realidad ilusoria de sus criaturas, a partir de las ideas de materia y forma; el de sor Juana es un recorrido por el saber científico y filosófico de su tiempo y una exaltación del arrojo espiritual de los grandes creadores.
En la red de cristal incluye una transcripción, verso a verso, de Muerte sin fin con numerosas notas explicativas de los pasajes difíciles y correlaciones cruzadas de los versos del poema entre sí y con los otros poemas que pudieron haber servido de inspiración o motivo a Gorostiza. Después de la transcripción se presenta un ensayo sobre su estructura, su entramado conceptual y su sentido filosófico. En las primeras paginas se establece críticamente una versión del poema que reivindica su estructura original y corrige algunos errores, grandes y pequeños, de las diferentes ediciones que siguieron a la de 1939.


 
Mascarón refiere una cara disforme o fantástica que se usa como adorno en ciertas obras de arquitectura; tratándose de navíos se le conoce como proa por su localización, es una figura decorativa que se coloca en lo alto del tajamar de los barcos. En un primer caso, corta los vientos; en otro, hiende las aguas. Elemento de ruptura, movimiento y cambio; pero también de contacto, encuentro y coincidencia. Por su riqueza visual y conceptual, piénsese tan sólo en los dedicados a Chac por los mayas, la Universidad Autónoma Metropolitana lo adopta como emblema de una nueva colección editorial dedicada a promover y analizar lo mejor de la cultura de México y el mundo.