Estudios históricos  5
Arquitectura y diseño, 2000

Editoras Maruja Redondo 
y Ana Meléndez 


Prólogo

El diseño en el periodo virreinal es un estudio que contempla una revisión histórico-artística de algunos de los acontecimientos más relevantes dentro del desarrollo urbano iberoamericano, por decirlo con un término aglutinador que lo identifique.

La visión de un pasado común, con las actuales herramientas metodológicas que la interdisciplinariedad exige, es el resultado de una tarea viva y vigorosa que el presente libro entrega a los estudiosos del tema, fruto del trabajo en equipo del grupo de Historia del Diseño de la Universidad Autónoma Metropolitana/Azcapotzalco.

Reunir tipológicamente los paradigmas del diseño virreinal americano es una complicada labor que lleva a establecer una red de relaciones entre habitar y el habitat y, por supuesto, a advertir las diferentes maneras de usar y vivir el espacio con todos sus pormenores ornamentales y sustantivos.

Sin duda la integración plástica que surge de la historia del diseño virreinal remite a los programa arquitectónicos utilizados en las austeras edificaciones franciscanas del siglo XVI, que se inspiraron en los modelos europeos, siempre dentro de la necesidad creciente de adaptar en la practica la imposición de una realidad geográfica y de una sociedad emergente a lo largo y ancho del continente.

Adobe y palma, cantera y tezontle, azulejo; ladrillo y madera se constituyeron en arcilla plástica durante la reinterpretación de los diseños que se copiaban de libros y grabados europeos.

La arquitectura y sus sistemas constructivos, góticos románicos, renacentistas, herrerianos o mozárabes dejaron su impronta en hierro, lo mismo en cerraduras que chapetones, clavos, puertas y ventanas, rejas de coro y atrios. La pátina del pasado brilla con la luz que-le imprimen, con una nueva mirada, los autores de la presente investigación.

Sus páginas nos llevan a evocar los encalados muros, los vetustos campanarios, los libros de coros, la indumentaria litúrgica o la simple trama y urdimbre implícita en la colocación de un enladrillado.

Las necesidades humanísticas de mecenas, artífices y usuarios forman parte del proceso histórico que consolidó un estilo. El estilo virreinal culmina lo circunstancial y la singularidad para nutrirse con los aportes del ingenio local y las referencias culturales que definen en su momento el perfil humano con personalidad propia.