Ikko Tanaka 

*José Luis Cortés Delgado

Tener el privilegio de haber conocido a Ikko Tanaka es de un impacto tal que solamente aquellos seres humanos sensibles que lo rodearon pueden haber sido testigos de esa experiencia.

Diseñador

Ikko Tanaka es sin duda el mejor diseñador gráfico que ha existido en Japón, conocedor profundo de toda la herencia cultural de ese país y practicante asiduo de sus tradiciones.

Refinamiento

Ikko Tanaka representaba a la vez la continuidad de refinamiento de las formas tradicionales más finas del comportamiento samurai y la ruptura de las mismas tradiciones con interpretaciones propias de dicha cultura, a través de la representación gráfica de la misma, con formas, texturas y colores que fueron la pauta de la evolución y la reinterpretación del diseño japonés en toda su expresión visual.

Excelencia

Ikko Tanaka fue un personaje congruente con sus circunstancias y sabedor de la vanguardia que enarbolaba. Tenía el talento y la sabiduría para entender y sintetizar a través del diseño toda una herencia de principios filosóficos orientales de gran contenido histórico que le exigían excelencia y sabía lo que le podía dar al mundo en esta materia.

Perfección

Ikko Tanaka siempre estuvo viviendo en búsqueda de la perfección y lo logró a través del diseño gráfico, de sus productos industriales y de la habilidad que tenía para transformar los espacios físicos de su casa, de su oficina y de todo lo que le rodeaba en algo sublime, donde en quien los visitara producía una fuerte emoción.

Serenidad

Ikko Tanakka tenía un gran ojo para observar todo lo que le rodeaba sin que nadie se diera cuenta. Era una cámara fotográfica que registraba lo que veía y ante cualquier gran reto o propuesta de trabajo respondía con diseño y sin palabras. Era un gran gigante contemporáneo que podía leer el pensamiento del cliente y responderle con serenidad con una propuesta.
 

 
 

Silencio

Ikko Tanaka tenía entre sus grandes virtudes una que refleja mucho a las culturas orientales: el manejo del silencio o de los silencios. Sabía oír, ver y callar y lo sabía hacer con tal intensidad que no le gustaba escuchar dos veces lo mismo. Una vez que captaba lo que se le quería transmitir únicamente respondía: "entiendo"; y cuando algo no le gustaba de lo que le presentaban sus colaboradores, con una mirada transmitía su indiferencia o negativa al respecto.

Ruptura

Ikko Tanaka se rodeó de los grandes del diseño contemporáneo de Japón. Como Issey Miyake, gran diseñador de moda a quien le ayudó a ser famoso en el mundo gracias a la publicidad gráfica que le desarrolló; Tadao Ando, quien hizo su casa de fin de semana a la orilla del lago Yamanaka; Ma-zayuki Kurokawa, con quien incursionó en el diseño de objetos como relojes o elementos necesarios para la ceremonia tradicional del té. Con todos estos grandes y muchos otros que le sobreviven conformó el grupo de ruptura del diseño en Japón, creando la Galería MA, galería de vanguardia en Tokio. Desarrollaron una escuela con múltiples seguidores a nivel nacional e internacional, quienes todavía no los han podido igualar.

Original

Ikko Tanaka puede hacer estremecer y llorar a quien observa. La calidad de su diseño gráfico y la composición de sus diseños siempre fue original, con un gran balance y de gran sutileza en sus colores y texturas. Sabía unir el pasado, el presente y el futuro y representar con símbolos contenidos de gran trascendencia. 

Orden

Ikko Tanaka estaba embebido en el diseño desde el amanecer hasta el crepúsculo. Todos los objetos que tenía a su alrededor y con los que convivía durante el día tenían un alto contenido de diseño. No podía vivir de otra manera. Vivía en el diseño y para el diseño. Su casa y su oficina eran de un orden impecable, que sorprendía a propios y a ajenos. Cocinaba todos los días para aquellos que trabajaban para él. La forma como presentaba los alimentos eran diseño en sí mismo. Había hecho un libro para un restaurante en Tokio con todo el menú que ofrecían. Observar dicho libro removía los jugos gástricos y provocaba un deseo inmenso de comer. Era un gran adorador de la gastronomía japonesa.

Tradición

Ikko Tanaka estaba aferrado y engolosinado de sus tradiciones. Le encantaba practicar la ceremonia del té y frecuentar el baño japonés, así como vestir con toda la parafernalia y la ortodoxia japonesa en su propia casa o en ceremonias que lo requirieran. Era el eslabón perfecto que unía los valores del pasado con el diseño más contemporáneo del presente. Se convirtió en un hilo conductor perfecto para darle continuidad al sincretismo japonés.
 

 
 
Amistad

Ikko Tanaka tenía la habilidad y el don de poder transmitir su amistad sin palabras, con el regalo de un pequeño objeto, con un empaque extraordinario o la invitación a comer o a una exposición transmitía su interés por compartir el diseño.

Maestro

Ikko Tanaka fue todo un pionero y paladín de gran valor en el mundo de los diseñadores gráficos y de las galerías del diseño gráfico en Japón. Era tal el impacto de su presencia entre los diseñadores que su palabra se transformó en precepto y todo mundo se refería a él como el gran maestro. Fue un trabajador incansable que con poca gente hacía maravillas, ya que él proponía, él diseñaba, él desarrollaba, y él supervisaba el producto final.

Trascendencia

Ikko Tanaka tuvo exposiciones en Asia, Europa y América de gran trascendencia. Vino a México en 1996 y se presentó en el Museo de Arte Contemporáneo con un gran éxito. En años próximos se le invitó para que diera una conferencia en el Palacio de Bellas Artes, pero ya no fue posible traerlo, pues la cantidad de trabajo se lo impidió.
 

 
 
   

Sensibilidad

Ikko Tanaka impactó el diseño gráfico en el mundo. Este se vio altamente beneficiado con su existencia, ya que su escuela lo revolucionó y sus aportaciones son de un valor incalculable. Su disciplina, su síntesis creativa, su sensibilidad, su capacidad de organización con un equipo muy pequeño, su alta productividad, su exigencia consigo mismo, su calidad y pureza de representación y su humildad lo hicieron triunfar y heredar a las futuras generaciones del mundo entero un gran acervo de diseños que perdurarán por siempre.

*José Luis Cortés Delgado es profesor-investigador de la carrera de planeación territorial, adscrito a la División de Ciencias y Artes para el Diseño, de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco.