ESTABLECIMIENTO DEL FORO CULTURAL MÉXICO-JAPÓN Y PRESENCIAS DE JAPÓN 2002
 

 *Carlos Prieto

Desde el inicio del intercambio bilateral entre México y Japón, hace poco más de 400 años, las relaciones de ambas naciones han sido siempre amistosas.

En 1874 México envió al Japón una misión encabezada por el astrónomo Francisco Díaz Covarrubias para estudiar ciertos fenómenos del planeta Venus, ya que ese país era el lugar idóneo para dichas observaciones. Al final de su estancia, Díaz Covarrubias agradeció la cordialidad con la cual su misión fue recibida por el gobierno japonés y valoró mucho la colaboración de los estudiantes nipones invitados a participar en las investigaciones. Por su parte, el subsecretario del Ministerio de Educación del Japón de aquel entonces, Fujima Tanaka, agradeció a México su actitud amistosa, que contrastaba con la postura agresiva y prepotente de otros países.

Todo ello condujo a la firma entre ambos países, en 1888, del Tratado de Amistad y Comercio, primer tratado sobre bases de igualdad firmado por Japón con un país extranjero. Este documento fue recibido con particular beneplácito en Japón, ya que sus tratados anteriores, con cláusulas desventajosas, constituían uno de los obstáculos importantes para la modernización del país.

En 1897 un grupo de japoneses desembarcó en Puerto Madero, Chiapas. Fue éste el inicio de la inmigración japonesa no sólo a México, sino a América Latina. En la actualidad viven en nuestro país aproximadamente 15 mil japoneses y descendientes de ellos, cuya contribución ha sido notable en el desarrollo nacional.

   
 
   
 

No obstante, estamos ya en el siglo XXI, el cual se inicia con promisorios augurios amenazados por conflictos y tensiones en diversos puntos del planeta. En esta época el mundo espera que Japón y México no sólo desarrollen sus relaciones bilaterales sino también contribuyan a la paz y estabilidad del mundo a través de la ampliación e intensificación de la cooperación económica de la cuenca Asia-Pacífico.

En este contexto, el intercambio cultural se hace más necesario que nunca. México y Japón son dos naciones con antiguas y magníficas culturas y ambas se enriquecerán gracias a la profundización de sus relaciones culturales y artísticas. También tienen importantes nexos industriales, comerciales, financieros, educativos y culturales. Pero tenemos que reconocer que no existe todavía un conocimiento mutuo suficiente de nuestras culturas. Por ello queremos ahora entrar en una nueva etapa que incremente sustancialmente nuestro intercambio cultural con Japón. Tenemos las bases necesarias para llevar a cabo este proyecto.

En México se encuentran varios artistas japoneses que entienden a este país y aprecian su cultura, así como artistas mexicanos que respetan y admiran la cultura japonesa. Yo soy uno de ellos. Existen, además, planes y programas de intercambio educativo y de difusión cultural que quisiéramos profundizar en todo lo posible.

   
 
 
   
 

Por esta razón, hemos establecido el Foro Cultural México-Japón como base para fomentar el intercambio en ese rubro. El 15 de mayo se llevó a cabo el primer encuentro de este Foro. Asistieron no sólo artistas, sino también altas personalidades del ámbito político, funcionarios del sector público, empresarios, académicos, inmigrantes japoneses, ex becarios del Japón, entre otros. Como presidente de este Foro, extiendo una cordial invitación a todos los sectores para que juntos colaboremos en este acercamiento y conocimiento mutuo a través de la cultura. Cabe mencionar que los miembros de la mesa directiva de este Foro pertenecen a diferentes campos económicos y sociales.

En el otoño México va a presidir la reunión cumbre de los países miembros de apec y se celebrarán aquí varias reuniones ministeriales. Estoy seguro que todo ello provocará un renovado interés de los mexicanos en los países integrantes de la Cuenca del Pacífico, incluyendo, por supuesto, al Japón. Por estas razones, el Foro Cultural México-Japón va a presentar un programa de actividades titulado Presencias de Japón 2002 que se llevará a cabo en el otoño y que responderá sin duda a ese renovado interés.

Uno de los eventos de Presencias de Japón 2002 es la exposición y conferencia organizadas como homenaje póstumo a Ikko Tanaka, uno de los más importantes diseñadores gráficos del Japón. Ikko Tanaka, fallecido en enero de este año, creó su propio estilo, caracterizado por la fusión de los aspectos tradicionales y contemporáneos del diseño japonés. Esta exposición y conferencia de homenaje a Ikko Tanaka son organizadas gracias a la iniciativa de la Fundación Japón y la Universidad Autónoma Metropolitana. Esperamos que disfruten el mundo extraordinario de Ikko Tanaka.

Muchas gracias
   
 
 
*Carlos Prieto A los cuatro años Carlos Prieto (ciudad de México) empezó el estudio del violonchelo. Su maestro fue el chelista húngaro Imre Hartman. Hizo estudios con Pierre Fournier en Ginebra y con Leonard Rose en Nueva York. Ha tocado con diversas orquestas, como la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, la Orquesta Sinfónica de Berlín, la Orquesta Nacional de España, la Orquesta de Cámara de Moscú. Desde 1980 ha tocado los estrenos mundiales de más de 70 obras, casi todas dedicadas a él. Desde 1995 es presidente de la Fundación del Conservatorio de las Rosas, el primer conservatorio de las Américas y el proyecto más ambicioso de educación musical en México. En mayo de 2002 fue nombrado presidente del Foro Cultural México-Japón.