elección
Natural

* Benito Taibo

El principio no se distinguió
precisamente
por la organización.

Vagamos interminablemente,
ciegos y hambrientos
en un mundo
burbujeante y hostil.

Dicen las malas lenguas
que un golpe de espada
nos negó para siempre
el paraíso.

El principio fue también
la confusión,
amar a otras especies,
encontrar cada rato formas nuevas.

La angustia se concretaba
en no poder llamar
las cosas por su nombre,
la memoria
nos estaba vedada.

Entonces, en el principio
hubo unicornios
Sirenas
Ninfas
Minotauros
nacidos del mejor
de los errores posibles.
Un tiempo después
al decidir convertirnos
en Dios,
fueron aniquilados.

Hay otra versión
de lo que fue el principio,
un golpe de suerte,
un impecable tejido
de sucesos
una reunión fugaz
de química, física
y casualidades.

Pero prefiero creer
que un día fuimos
despertados
de un largo
e intenso sueño
y que caímos de golpe
al precipicio.

Reflejos de un mundo
sin espejos
sonidos de la sordera
pasos de las alas
latidos de ningún corazón.
Absurdos prófugos
de todos los designios.

El paraíso,
aunque usted no lo crea
está identificado, existe
se localiza
en la parte de atrás
de los Estudios Churubusco.

 
 
*Benito Taibo (ciudad de México, 1960) vive en la misma ciudad, por si tiene que demostrar su residencia. Escribe para vivir de la publicidad, televisión, radio, prensa y revistas y de tanto escribir no tiene tiempo de escribir lo que le gusta. Este poema pertenece al libro De la función social de las gitanas, de próxima aparición. Tiene otros dos volúmenes publicados: Recetas para el desastre y Vivos y suicidas.