Cuatro poemas
*Ramiro Pablo Velasco
Es traza

Dame un papel de estraza
para la vida
humilde mi máscara de cieno
desempeñe la conciencia

Este público no sabe 
cuánto me pierdo
olvido la destreza
vida mía
a quién le digo que entretengo
un perfecto disparate de pulsiones

Te acompaño hasta la esquina del cariño
sabiendo cuánta soledad te complementa
eres de aquí a la delicia
de mi adentro
como un cercano alboroto de ternura

No es en tu hombro que descanso mi deseo
no hay el tacto que deslice a tu entrepierna
me derroté desde que vi de tus anhelos
la enorme ciencia ideal
lo que no tengo
la experiencia de tus dioses
encumbrado quehacer
antigüedad
de tu retorno.

 
 
Despacio

I

La trampa destila
un tenue abrazo
un beso buscador
el tímido rechazo

Siendo la noche
borde de encaje
flor en algodón
tierno beige
sobre el tibio abdomen
qué destellos
entre 
el vientre 
blanco

Y las piernas
el jadeo 
que se produce 
en sueños

II

Se puso de pie
la estreché en ternura
besé su hombro
su mejilla
su blusa blanca
esplendente seda
que amé en regazo

Sentí mi alma
sacudida
implorante
cascada de satín
me detuvo 
separándome instantánea
repentina
delicadamente
su espíritu.

 
 
 

Orión

He ido subiendo por tu cuerpo
veo tu pecho desde el centro
manejas resplandeciente la lectura
con el poder-éxtasis de tus rodillas

Falda por falda
las rosas
y los tirantes delgados
lucen de sol tus hombros 

Estás en cualquier parte
siempre que no vuelves
flagrante capacidad
para esperarte

Mientras
he ido bajando por tu entraña
percibiendo en aurora tu sudor

Tienes la magia que desarma
musa de los doce pares
de Oaxaca

Es tu delgadez tan ancha
como mis desaforados requerimientos

Mas en mi cabeza queda
sólo desgraciadamente el solitario

Aparta de mí el talismán del miedo
cubre con tu pozahuanco
mi pasión de púas

Si es vía de la cruz
que sea a tu vientre

Torre de cariño
desplazado

Manjar de convulsiones
mi ternura

En asamblea
de destinos negros
tu espalda
misticismo
al aire

Tomo tu mano
esta noche deslunada
respiro profundo
me ilumina
tu constelación.
 

 
 
Maldita sea mi especie

Que sangre mi duda
reverente
prensa de olvido
iridistante
sublhimenal
perdido en pelumbra
y tu color
cuando tu olor
me descoyunta
delirios rojos
tus orificios 
pobre mi lengua 
clamor unísono
en genuflexión
polea en la fuga
cuerda de agua
engañado vivo
vivo engañado
preñado muerto
de tus hijos
lance enquistado
a tu coraje
gris el Amor
tan Re-sentimiento.

 
 
   
*Ramiro Pablo Velasco (Santiago Nejapilla, Oaxaca, 1959) estudió pedagogía en la UNAM. Ha publicado dos libros de poesía: El tartamudear de las hojas ciegas (edición de autor, 1997) y Diario silabario (La Hormiga Arriera, 2003). Es integrante del taller literario de la Biblioteca Pública Central de Oaxaca. En la actualidad es jefe de la biblioteca del ciesas Unidad Istmo.