Encabezado
Imprimir

Número 175

12 de abril de 2021

LA UAM PARTICIPA EN HOMENAJE NACIONAL A LA POETA DOLORES CASTRO

*Para elogiarla es suficiente señalar su presencia, expresa Diana del Ángel
 
*Por parte de esta Institución la distinción fue organizada por la Dirección de Publicaciones

y Promoción Editorial


Para elogiar a Dolores Castro es suficiente señalar su presencia, es superfluo insistir en la novedad de su estilo, en su intención de perdurabilidad, en el vigor o la delicadeza de su aliento, quienes la lean encontrarán ineludiblemente éstas y otras cualidades, pues de todas está su poesía transida y resplandeciente, aseguró la doctora en Letras Diana del Ángel.
 
Como parte del Homenaje Nacional a Dolores Castro VarelaA sombra de Luz y en el marco del 98 aniversario de su nacimiento, escritoras evocaron su obra la tarde de hoy en un encuentro organizado por la Universidad Autónoma Metropolita (UAM) y moderado por el maestro Bernardo Ruiz López, director de Publicaciones y Promoción Editorial de la Casa abierta al tiempo.
 
Las escritoras y poetas Mariana Bernárdez, Diana del Ángel, Leticia Luna, Roxana Elvridge-Thomas y Carmen Nozal destacaron la trayectoria de la poeta, narradora, ensayista y crítica literaria nacida en 1923 en Aguascalientes, Aguascalientes, considerada como una de las más talentosas de su generación.
 
La doctora Del Ángel abordó un artículo breve publicado por Castro Varela en el periódico Correo literario el 1 de enero de 1951 titulado La poesía en México es la poesía femenina aquí, en el cual su autora dedica unas líneas a un tema poco atendido en las publicaciones mexicanas de mediados del siglo XX y propone una nueva perspectiva para mirar la lírica mexicana.
 
“Cuando revisamos su obra –ya sea en sus poemas o su prosa– nos encontramos con que había ideas comunes en torno a la poesía y un deseo por distanciarse de los prejuicios existentes sobre la inspiración femenina”, expresó.
 
Castro Varela habla en plural y hacia la posteridad, ya que tanto en sus versos como en esas breves líneas críticas se asoma el porvenir de su poesía y el devenir de dicho género en el México contemporáneo.
 
“De 1951 a la fecha han pasado setenta años y si bien es cierto que ser mujer en México constituye un riesgo de vida y de integridad, es esperanzador decir que las poetas de mi generación y las más jóvenes –al buscar referentes en el pasado– podemos encontrar no una estrella solitaria, sino una gran constelación para alumbrar nuestra escritura”.
 
Bernárdez aseguró que la poesía de Castro es una reiterada visitación y una compañía constante que pasa de su mesilla de noche a su mesa de trabajo: “acaricio sus hojas, reparo en sus blancos, en sus estrofas; algo en tus libros no me deja colocarlos en su estante y fiel a los dictados del dislate, los dejó ahí, como si su sola presencia afirmase la conversación sostenida en una claridad que tal vez tú tocas en su demasía y yo, a veces, la adivino entre sus versos.
 
“Cuánta luz en la sencillez de tus gestos, en la amorosidad de tu estar, con la mirada tan de horizonte descubriendo dónde el cielo y dónde lo hallado, parece ser que sólo una brisa ha rozado las hojas de la higuera desde que nos encontramos por primera vez y ahora inevitable es recordar el verso de Hölderlin ¿Y para qué poetas en tiempos aciagos? y cuánto más aciagos me sería el pan de los días si no te hubiera conocido, si no te hubiera visto alzar la voz para afirmar: Ay amada libertad que hasta pintada eres bonita, encontrar mediante la poesía todas las bellezas y las profundidades que encierra la vida.
 
“La poesía nació como canto y es canto, sin esos versos, ¿dónde el pensamiento y la libertad dónde la bondad? sea la poesía la certeza de un bien elegir para habitar en la alegría de la pertenencia, de ser en el mundo y con nosotros”, dijo la autora de la publicación Dolores Castro: Crecer entre ruinas, coedición del Fondo Editorial del Estado de México, Ediciones Lirio y la UAM, a través de la Dirección de Publicaciones y Promoción Editorial.
 
Las escritoras Elvridge-Thomas y Nozal dieron lectura a poemas breves como A la sombra de las palabras, Largo y frio es el sueño de la piedra y Sequía, de quien ha sido acreedora de diversos reconocimientos entre los que se encuentran los premios Nacional de Poesía de Mazatlán 1980; Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde 2013, y Nacional de Ciencias y Artes en Literatura y Lingüística, 2014, así como la Medalla José Emilio Pacheco 2016.
 
Por último, Leticia Luna, coordinadora Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), leyó fragmentos que dan título al libro Soles, publicado en 1977.
 
El Homenaje Nacional a Dolores Castro continuará hasta el jueves 15 de abril organizado por la UAM, y en el que también colaboran las universidades Autónoma de Aguascalientes (UAA), Nacional Autónoma de México (UNAM) por conducto del Colegio de Ciencias y Humanidades, el Sistema Zacatecano de Radio y Televisión (Sizart) y el Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura. 
 
Audio.