Imprimir

Número 182
17 de marzo de 2020

EL DISEÑO, INTRÍNSECAMENTE VINCULADO A LAS EMOCIONES

*El tema fue abordado en el Seminario Permanente Punto de Encuentro, realizado en la Unidad Xochimilco de la UAM 

 

Las emociones y otros estados afectivos, tanto en el individuo mismo como en la proyección del diseño, no han adquirido la relevancia necesaria, por lo que deben estudiarse los sentimientos involucrados en los procesos de un producto, así como las impresiones del usuario, aseguró Deyanira Bedolla Pereda. 

 

La investigadora de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sostuvo que este fenómeno aún no es muy conocido ni claramente identificado y apenas hace poco más de una década empezó a figurar en el universo de la disciplina, pero ya hay teorías que lo explican desde dos perspectivas fundamentales: la biológica y la cognitiva. 

 

La primera señala que las emociones surgen de las conexiones neuronales límbicas y sus descargas; de acuerdo con la segunda provienen de los recursos cognitivos, incluida la memoria, a medida que una persona impone o interpreta el significado de un acontecimiento/estímulo. 

 

La perspectiva biológica sugiere que la experiencia emocional constituye un sistema fisiológico innato, espontáneo y primitivo que reacciona en forma involuntaria ante los estímulos emotivos y en el que la información sensorial es procesada rápida, automática e inconscientemente por la acción de las estructuras y vías corticales. 

 

El sistema cognitivo surge de la historia personal y es formado por un medio adquirido, interpretativo y social, en el que la información sensorial es procesada de manera evaluativa, interpretativa y consciente por las vías corticales, esquemas complementarios y no competitivos que trabajan en conjunto para activar y regular la experiencia emocional.

 

Cuando un estímulo produce sólo sensaciones, entonces la emoción dependerá de los procesos sensoriales, pero cuando el estímulo se da sobre todo por un pensamiento, entonces dependerá de procesos cognitivos, dijo la académica del Departamento de Teoría y Procesos del Diseño.

 

De acuerdo con la teoría biológica, los individuos poseen seis emociones primarias: alegría, miedo, tristeza, sorpresa, furia y asco, sin embargo, la perspectiva cognitiva defiende que el repertorio es mucho más rico y diverso. 

 

Las secundarias se van logrando a medida que la persona aprende a interpretar las situaciones de otro modo, adquiere experiencia y asimila las reglas culturales de la manifestación emocional. La vivencia, las influencias, los agentes socializadores y las estructuras de conocimiento construyen la usanza afectiva. 

 

Las disposiciones afectivas adquiridas también están representadas por aquellas aspiraciones o anhelos del ser humano reflejo de su pertenencia a un sistema social, y se ven claramente manifiestas en la búsqueda y la elección de productos del diseño que integran su ambiente cotidiano, los cuales, en un momento determinado, son capaces de convertirse en símbolos, medios por los que los individuos expresan su propia identidad a los demás. 

 

La doctora Bedolla Pereda propone estudiar el fenómeno diseño-afectividad desde los sentidos, ya que los procesos sensoriales intervienen e influyen en la generación y modificación de todo el ámbito emotivo del usuario directa e indirectamente, física y cognitivamente. 

 

También identifica los tipos sensoriales humanos a partir de las capacidades, necesidades e inclinaciones de distintos grupos de usuarios, pues asegura que existen personas tendientes a lo visual, táctil, olfativo y auditivo, lo que permitiría conducirlos mediante el diseño a una respuesta emocional apropiada para los distintos grupos de usuarios.

 

Finalmente, consideró importante reflexionar sobre la individualidad, temporalidad y viabilidad de las respuestas emocionales generadas por los productos de la disciplina y en la naturaleza de las emociones generadas por éstos, ya que no sólo provocan atracción o aversión, sino otras muy distintas, entre ellas asombro, inspiración, fascinación, aburrimiento y tristeza.


La ponencia Los signos del diseño emocional formó parte del Seminario Permanente Punto de Encuentro. Los lenguajes inclusivos en los diseños, realizado en la Unidad Xochimilco de la UAM.