Encabezado
Imprimir

Número 328

2 de julio de 2021

LA EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE DEBE MOTIVAR AL ESTUDIANTE DENTRO

Y FUERA DE LA ESCUELA

*Fue presentada obra editada por la UAM que busca desmarcarse de la visión de evaluación tradicional
 
*Durante mucho tiempo ha sido vista como herramienta clasificadora para distribuir premios o castigos

La evaluación para el aprendizaje debe despertar el interés en el alumno para que siga su formación de manera permanente a lo largo de la vida, aunque para lograrlo se necesiten generar ambientes sanos, plantea el doctor Tiburcio Moreno Olivos en su libro Evaluación del aprendizaje y para el aprendizaje. Reinventar la evaluación en el aula, editado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

“En la obra me refiero a esa actividad conectada con el concepto de aprendizaje a lo largo de la vida, que no se interesa por la certificación, acreditación de competencias o para medir el estatus del estudiante, sino más bien como una experiencia que busca despertar la motivación para continuar el proceso a lo largo de la vida, tanto dentro como fuera de la escuela”.

 

Al presentar la segunda reimpresión de su obra, el investigador de la Unidad Cuajimalpa señaló que aunque durante mucho tiempo la evaluación ha tenido como finalidad principal determinar el estatus de aprendizaje del estudiante desde una perspectiva innovadora, la publicación busca reinventarla en el aula, pensarla de una forma distinta y mirarla con nuevos ojos, desde una mirada diferente”.

 

La evaluación para el aprendizaje no es un método o una metodología, sino una perspectiva teórica “que nos sitúa en unas coordenadas muy distintas a esta noción que se tiene convencionalmente”, dijo el académico del Departamento de Tecnologías de la Información de la UAM.

 

En realidad, es una tarea que no resulta sencilla porque en la mayoría de las escuelas sigue permeando la concepción de una herramienta o instrumento para distribuir premios o castigos, que clasifica a los estudiantes, a los profesores y a todos los que participan en el sistema educativo.

 

Entonces, “sigue existiendo una cultura de la evaluación que es nociva y provoca ambientes dañinos para el aprendizaje”, por lo que “no resulta sencillo reemplazar esta perspectiva”.

 

Ante la falta de material sobre este tema de algún autor mexicano, en 2016 Moreno Olivos escribió el libro que ahora cuenta con una nueva reimpresión de mil ejemplares, que puede ser adquirido en www.casadelibros.uam.mx

 

“Con este pequeño aporte trato de cubrir un vacío en la bibliografía especializada que podrá ser útil a aquellos estudiantes de pedagogía, ciencias de la comunicación y, por supuesto, también a profesores que tienen como una de sus funciones primordiales la evaluación del aprendizaje de sus alumnos”.

 

En el Ciclo de presentaciones Los retos de la educación el profesor comentó que el texto cuenta con siete capítulos y una amplia bibliografía contenidos en 319 páginas en las que “nos estamos deslindando, desmarcando de esta visión de la evaluación tradicional, convencional y estamos concibiéndola como una experiencia de aprendizaje que despierta la motivación y la confianza en el alumno para continuar aprendiendo”.

 

Audio.