Imprimir

Número 462

1 de octubre de 2019

NECESARIOS, PROCESOS DE PRODUCCIÓN Y OCUPACIÓN
EN FAVOR DEL HÁBITAT

*Las amenazas del cambio climático deben afrontarse desde una visión multidisciplinaria e interinstitucional

 

Ante el riesgo que representan los fenómenos naturales y las consecuencias devastadoras del cambio climático, los seres humanos “debemos recuperar el objetivo principal de la producción-ocupación de un hábitat sustentable, habitable, ecológico, bioclimático, estético y resiliente”, afirmó el doctor Salvador Duarte Yuriar, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
 
En el 2° Foro interdivisional e interinstitucional bienestar integral, fenómenos naturales, cambio climático, emergencias y desastres en la Ciudad de México explicó que la teoría unificada para mejorar el entorno considera una perspectiva holística que invoca la participación de especialistas de distintas disciplinas e instituciones.
 
En esta reformulación deben trabajar los expertos que crean y estructuran espacios urbano-rural-arquitectónicos y medio ambientales, un proyecto en el que deben participar arquitectos, diseñadores de asentamientos humanos e industriales, urbanistas, planificadores, biomédicos y sociólogos.
 
El académico del Departamento de Métodos y Sistemas de la Unidad Xochimilco de la UAM reconoció que “vivimos un momento que se caracteriza por cambios vertiginosos en el desarrollo de conocimientos, tecnologías y artes, así como por una falta de ética ante la devastación ecológica, ya que los humanos tenemos hábitos de consumo que ponen al planeta en condición vulnerable y de acuerdo con la comunidad científica estamos frente a un colapso irreversible por el cambio climático”.
 
En su ponencia Prevención y mitigación de fenómenos naturales y antrópicos en el hábitat señaló que el objetivo de las disciplinas que participan en la producción-ocupación del entorno natural es la satisfacción de las necesidades humanas en condiciones de habitabilidad, con la finalidad de “generar bienestar, calidad de vida, felicidad individual, familiar y social en circunstancias normales y resiliencia social ante fenómenos naturales o antropogénicos que provoquen una emergencia o desastre.”
 
Entre las acciones emprendidas por la UAM en torno al cambio climático y sus efectos el especialista destacó la organización de foros de análisis, el establecimiento de convenios interinstitucionales y la generación de programas de investigación y la creación de un plan académico de especialización, maestría y doctorado sobre desarrollo sustentable, habitabilidad, estética y resiliencia ante desastres.
 
La doctora María del Carmen Ramírez Hernández, investigadora de la misma instancia académica, aseguró en la mesa Sustentabilidad, habitabilidad y estética del hábitat en la Ciudad de México que la degradación de la naturaleza y la pérdida acelerada de la biodiversidad han conducido a una grave crisis de la humanidad.
 
Muestra de esta situación es la violencia contra las mujeres, que no sólo se expresa a través de crímenes o feminicidios, “sino que se patentiza a través de la exclusión económica, política, social y territorial”.
 
El doctor Honorato Carrasco Mar, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estableció que “ocho de cada diez mexicanos vivimos en ciudades, y la Zona Metropolitana del Valle de México se ha multiplicado cuatro veces en los últimos veinte años, particularmente en municipios circundantes como Tecámac, Zumpango, Huehuetoca, Chicoloapan, Chalco e Ixtapaluca”.
 
En su conferencia Retos a futuro de la arquitectura mexicana enfatizó la necesidad de establecer una nueva agenda urbana que responda a los retos de una densificación inteligente en la Ciudad de México que la haga habitable, en condiciones de equidad y movilidad para la población, como sucede en otras grandes urbes del mundo.
 
Los hospitales y los centros de salud se deben construir en áreas geográficas que no sean vulnerables, explicó la presidenta de la Sociedad Mexicana de Arquitectos Especializados en Salud, arquitecta Adriana García Loredo, quien advirtió la obligación de aplicar el concepto de hospital seguro que además de resistir fenómenos naturales sea inclusivo para personas con alguna discapacidad.
 
El 2° Foro Interdivisional e Interinstitucional Bienestar Integral, Fenómenos Naturales, Cambio Climático, Emergencias y Desastres en la Ciudad de México fue convocado por el Laboratorio de Habitabilidad y Desarrollo Sustentable y las divisiones académicas de Ciencias Biológicas y de la Salud; de Ciencias y Artes para el Diseño, y de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Xochimilco de esta casa de estudios.